Entre Suspiros y un Café
Especiales

Un día en Stars Hollow

Gilmore Girls me ha enseñado que se puede –y se debe– luchar por los sueños que tengas pese a las zancadillas, bromas y desalientos que te intenten hacer cambiar de idea. Y de dirección.

gilmore girls

Que los ánimos a menudo flaquean. Y las fuerzas. Y la voluntad de seguir adelante. Que puedes cometer errores. Más de uno. Demasiados, quizá. Que puedes pensar que no lo lograrás. Pero que si respiras y dejas de mirar para atrás, puedes llegar muy lejos.

Que las cosas no son fáciles y poco, o nada, te viene caído del cielo. Que, más a menudo de lo que parece, la sociedad te lo pone todavía más difícil. O incluso tu entorno “más” cercano. Que la mujer sigue teniendo que demostrar más, que la igualdad no es un hecho y que todavía hay brechas imposibles de salvar.

Que todavía abundan los tabúes y que hay prejuicios demasiado arraigados y difíciles de desterrar. Que la burla es cruel y hace más daño del necesario. Que hablar sin saber no hace bien. Y que, quien mete las narices donde no toca, se acaba llevando un escarmiento.

Que hay quien exige explicaciones que no merece y, en la menor ocasión, desaparece. Sin explicaciones, con excusas y prisas. Pero que siempre hay quien se queda. Quien te abre la puerta de su vida y no te arrepientas nunca de haber entrado en ella.

Que la amistad es uno de los mayores tesoros que existen. Que puede encontrarte donde menos lo esperas. Que puede darte las mayorías alegrías y sacarte del pozo más profundo en el que hayas podido caer. Por despiste o decisión propia. Y que las risas compartidas, son cura segura.

Que la familia es un refugio seguro al que acudir en cualquier momento. Pese a sus más y a sus menos. Que, en ocasiones, las distancias pueden parecer insalvables, pero que siempre hay algo que une más que aquello que separa.

Gilmore Girls me enseñó que la fortaleza viene de serie. Como la fortuna. Que se necesita poco para ser feliz. Que los límites los pone cada uno y que, en la mayoría de ocasiones, solo se trata de insistir un poco más.

Que querer no lo es todo, pero te deja más acerca.

 

Patricia Ayuste.

 

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

  • Responder
    Laura Cano
    14 junio, 2014 a las 10:10 pm

    ¡Una serie MARAVILLOSA! Me la vi enterita en un mes (y en plenos exámenes) jajaj

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    15 junio, 2014 a las 12:19 pm

    ¡Hola Laura! Es una de mis series favoritas, la ví en su momento y hace poco la volví a gustándome aún más si cabe.

    Seguro que viendo la serie se te hizo menos pesada la época de exámenes jejeje.

    ¡Un beso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: