Así de fácil y de sencillo. Hazme reír. Haz que me duela el estómago de tanto reír. Incluso que llore. Bienvenidas las lágrimas que vienen de una carcajada.

Jose Ramirez (Flickr)

Hazme reír de buena mañana, porque nada como empezar el día con humor y alegría; porque la risa es fuente de juventud y un buen ejercicio aeróbico; porque la risa quita hierro a cualquier asunto y te pinta la vida de colores; porque te hace sentir bieny te coloca unas lentes de optimismo en los ojos; porque la risa dulcifica cualquier rostro y transmite felicidad; porque riendo nos deshacemos de ese molesto estrés que nos persigue día a día y nos relajamos, disfrutamos de pequeños detalles transformándolos en grandes momentos.

Hazme reír cuando me veas decaída o triste y sácame de mi amargura; porque todo el mundo ríe en los buenos momentos, pero hacerlo en los malos tiene más mérito; porque la risa es diversión y une a las personas; porque reír atrae y seduce; porque la risa ilumina y es una de las más bellas formas de parar el mundo; porque riendo creamos recuerdos para el futuro; porque una sonrisa espontánea enamora y refleja la belleza del alma; porque no hay curva más bella en una mujer que una sonrisa franca ni poema más bonito; alarguemos la sonrisa de viernes hasta el infinito.

Hazme reír, no dejemos para mañana las sonrisas que podamos dar hoy; porque la risa se contagia y a todos nos gusta reír y ver reír a los demás; porque dicen que una sonrisa puede cambiar el mundo; porque nada más tierno que un bebé riendo; porque dos personas que ríen se vuelven cómplices; porque “cuando te ríes, el mundo ríe contigo”; porque una sonrisa no se pide ni se da, se regala; porque me encanta provocar sonrisas y que me las roben sin previo aviso, dar y recibir sonrisas que sean tan grandes que no quepan en mi cara.

Hazme reír, dibújame esa sonrisa en mi cara que tanto gusta y que tan bien me sienta; hazme reír por la noche para que me acueste feliz y tenga dulces sueños; corta la tensión con una sonrisa de oreja a oreja y súbeme la autoestima; hazme cosquillas, y reiremos juntos, como si no hubiera nada más importante que el aquí y el ahora, y disfrutemos el momento, así de simple; porque no vale la pena complicar las cosas, mejor reírse de ellas y desdramatizarlas; porque me gustan las sonrisas que acaban en besos.

Daniel Go (Flickr)

Hazme reír porque sí, por el simple disfrute de reír; hazme reírme de todo y de nada, de todos y de mí misma; porque es gratis, porque no cuesta nada; haz que me ría incluso cuando ande sola por la calle, para que los demás me observen y se pregunten qué será aquello que me hace sonreír; porque la risoterapia debería ser obligatoria en el colegio y toda la vida; porque un sonrisa por poco que dure se recuerda por mucho tiempo; porque si sonríes a la vida, ella te lo devuelve multiplicado por cien.

Hazme reír cuando menos me lo merezca, seguramente será cuando más lo necesite.

 

Piensa que la vida es un espejo, sonríela y te sonreirá.

Anuncios