Hay momentos en los que no sólo tu cara necesita una capa de chapa y pintura, sino todo tu ser. Y más que una capa, en ocasiones necesitamos una máscara del carnaval de Venecia que oculte nuestras emociones.

fusky (Flickr)
Igual estás viviendo alguna situación que te desborda y que no sabes cómo abordar. Y no es que seamos débiles, es que luchar cansa. Y mucho. Y desgasta. Hay luchas duraderas, que en su comienzo tenían un fin o un propósito concreto que te motivaba a pelear por él. Pero con el paso del tiempo pierdes el norte y el sentido y acabas pensando hacia dónde te diriges, si vale la pena.

Quizá es un momento de game over. De final de la partida. Se acabó el leer el mismo libro, de contar siempre la misma historia. Sabes que la siguiente página no te va a aporta ya nada nuevo y tienes que cambiar de libro directamente. Se han acabado los argumentos para seguir, los pros de tu lista se han esfumado, ya no tiene sentido continuar.

A veces se llama rutina, a veces agotamiento. Te cansas de seguir andando en la misma dirección sin resultados, esperando y esperando por algo que nunca llega, y por un final que parece alejarse cada vez más, y que de repente te has dado cuenta de que ya ni siquiera te interesa.

zione © (Flickr)
zione © (Flickr)

Para esas ocasiones, píntate la cara de color esperanza como canta Diego Torres, ilumina tu rostro. No dejes que te pueda el pesimismo, y haz una pausa para coger aire. Rompe con todo, abre puertas y ventanas que entre el sol y la luz. Sal a correr, pero no para huir de tus problemas, sino para coger fuerzas y encararlos. Que por mucho que digan, correr no es cosa de cobardes.

Tómatelo como una ocasión para renovarte o morir. Y ya puestos, de un cambio de imagen que refleje que algo ha cambiado, que ya no es lo mismo. O sencillamente, porque te apetece.

Elsa López (Flickr)
Dicen que el cambio es la única constante que nos acompaña durante toda la vida, y es cierto. Debemos aprender a no temerle al cambio, sino tomarlo como la oportunidad de mejorar y reorientarnos en otra dirección, emprender el vuelo dejando atrás aquello que nos lastraba.

 

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” (Albert Einstein)

Patricia.   

Anuncios