Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Mañana, por ejemplo

Dicen que el único límite que tienen nuestros sueños del mañana, son las dudas que hoy tenemos.

Que cualquier momento es bueno para ponerse manos a la obra. Que la decisión va primero y que el resto viene después. Que algunas cosas llegan pronto y otras tardan un poco más. Pero de lo que, seguro, te arrepentirás es de todo aquello que dejes pendiente. En vilo. En el desván. Cogiendo polvo. Y que muere un poco cada día.

mañana

Que, demasiado a menudo, nunca parece ser buen momento de empezar. Que es fácil encontrar pegas y dejarlo estar. Pero, en realidad, cualquier instante es bueno y ninguno será perfecto. Pero has venido a arriesgar. A pensar un poco menos.

Y a poner todo tu empeño y jugar hasta la última de tus cartas.

Que cualquier momento es bueno para dejarte de dramas. De vaciar la mochila que ya casi te arrastra. De dejar de acumular por acumular y de quedarte con lo esencial. Con lo que te hace crecer, te dobla la felicidad o te rescata de la peor de las tormentas.

Que cualquier momento es bueno para poner fin a todas esas cosas que tienes a medias. Tanto las que quieres terminar, como las que se te han hecho cuesta arriba. Las que sabes que sí y las que ni te planteas.

Que con tanto árbol, no podrás nunca apreciar bien el bosque.

Que cualquier momento es bueno para empezar desde abajo, y no desde el tejado. Para valorar lo que tienes, y no amargarte por lo que te falta.

Que cualquier momento es bueno para coger el necesario hábito de pensar en ti. En si te gusta tu presente, ese en el que dicen vivirás toda tu vida. En si estás donde quieres o te has acomodado. En si tienes un futuro o no tienes planes más allá del corto plazo.

hoy

Que cualquier momento es bueno para eso que te da tanto pánico. Para perderlo. Para pisotearlo. Para saber –y sentir- que puedes con ello. Y con mucho más.

Que cualquier momento es bueno para decir te quiero. Para dejarte de rodeos, de secretos y de esperas en vano. Que los hay que ya lo saben, pero los hay que necesitan oírlo para sentir que es de verdad. Que nunca está de más y que, si falta, se echa mucho de menos.

Que cualquier momento es bueno, como mañana por ejemplo.

 

 Patricia Ayuste.

 

 

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: