When the night has come, and the land is dark

and the moon is the only light we’ll see.

No I won’t be afraid, no I won’t be afraid,

just as long as you stand, stand by me

(“Stand By Me”, Ben E. King)

 

Kaptah (Flickr)
Kaptah (Flickr)

Dicen que la distancia es el olvido. Pero también dicen que los buenos amigos son como las estrellas, que aunque no los veas, siempre están ahí.

Puede que el tiempo transcurra sin pausa, que los kilómetros se interpongan o que la vida se empeñe en dar vueltas y más vueltas. Puede que la rutina se acomode en tu vida, que tu día a día te marque el ritmo, que el “mañana lo haré” sea tu frase que calme tus remordimientos. Que vuestros caminos se separen y parezcan divergir hasta el infinito.

 

Instant Vantage (Flickr)
Instant Vantage (Flickr)

Pero los amigos, esos que se cuentan con los dedos de las manos, siempre están ahí, a la sombra, a la espera. Nunca te abandonan. Forman parte de ti y tú de ellos. Sois como un puzzle completo, un rompecabezas en el que cualquier pieza es fundamental. Hermanos sin ser familia. Friends will be Friends canta Queen.

Cómplices de momentos especiales y de secretos de otros tiempos. Coleccionistas de sueños incansables, viajes inolvidables, desilusiones compartidas.  Celosos guardianes de confesiones, amores que queman y salidas a hurtadillas. Compañeros de aventuras y desventuras, de éxitos y fracasos, de idas y venidas, de subidas y bajadas.

Las mejores anécdotas  y las locuras más locas; las risas más fuertes y los llantos más desconsolados; los planes más descabellados y los errores más obvios; las peleas más tontas y las reconciliaciones más sentidas; las estupideces más grandes y las verdades más directas; gestos que lo dicen todo y  miradas que todo lo entienden.

El tiempo se parará cada vez que os juntéis, cada vez que riais. Reviviréis viejos recuerdos, alegres y emotivos, divertidos y profundos. Compartiréis confidencias y silencios, disfrutaréis la sobremesa como si fuera única y robaréis tiempo al tiempo, prolongando al máximo esos momentos de felicidad.

Bastarán cinco minutos para sentir que no ha pasado el tiempo. Y en silencio observarás sus rostros, disfrutarás de sus voces, memorizarás cada instante y saborearás su compañía. Y te sentirás orgulloso de ese círculo de amigos, tan íntimo, tan próximo, y tan tuyo. Tan vuestro.

 

No busques excusas para ver a un amigo, mejor crea razones.

 

“No abandones el sendero que lleva a la casa de tu amigo, porque en él crecerá la maleza y se perderá.” (Proverbio oriental)

Anuncios