“Cuando el primer niño rió por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos que saltaron por los aires en todas direcciones, y así fue como aparecieron las hadas. Por eso debería haber un hada para cada niño y cada niña. Aunque hoy en día los niños saben tantas cosas que dejan de creer muy pronto en las hadas, y cada vez que un niño dice “yo no creo en las hadas”, en alguna parte cae muerta un hada”. (Descubriendo Nunca Jamás)

 

Fuente: Tonymadrid Photography (Flickr)
Tonymadrid Photography (Flickr)

Como reza el título de un libro, la gente feliz lee y toma café. Durante toda mi vida, me he dedicado a ser feliz imaginándome la protagonista de cada libro que ha pasado por mis manos, entre suspiros y algún café, horas robadas a la noche y minutos ganados en el metro.

¿Te imaginas ser un libro?

Te leería despacio, saboreando palabra a palabra, pasando con cuidado las páginas para no perderme detalle. Cada nuevo capítulo sería una nueva promesa de ratos de diversión y amigos que conocer. Te cuidaría como si fueras mi regalo más preciado, mi más valioso tesoro.

Si fueras un libro nos trataríamos de tú a tú, podría conocerte tal cual eres, con tus historias por contar y tus misterios por descubrir. Tus momentos dubitativos, tus arrebatos de pasión y tus secretos más profundos estarán a salvo conmigo. Nos emocionaríamos juntos y andaríamos de la mano dejando nuestras huellas en un camino por inventar.

 

Fuente: Francisco Javier Cornejos (Flickr)
Francisco Javier Cornejos (Flickr)

Te llevaría conmigo a todas partes; me acompañarías en los cortos trayectos en autobús para entretenerme entre parada y parada. De vez en cuando levantaría la vista para mirar por la ventana y ver a una ancianita llevando de la mano a su nieto al cole. Y volvería contigo. Siempre contigo.

Llenarías esas tardes de domingo tranquilas, en las que aprovecho para desconectar del mundo y soñar. Me ayudarías a fantasear con viajes increíbles,  paisajes de ensueño y caballeros de otras épocas. Correría innumerables aventuras y viviría las historias de amor más fascinantes que se hayan escrito. A tu lado, porque sin ti nada tiene sentido. Me dejaré llevar.

Me harías reír, y hasta me robarías alguna que otra lágrima. Me harás tomar decisiones complicadas, a veces incluso de jaque mate. Me harías suspirar mientras me imagino como la protagonista de la historia. Y cuando me vaya a dormir, te evocaré en sueños, dejaré volar la imaginación y crearé el futuro que nos espera juntos. Conseguiremos imposibles.

 

Fuente: Jorge Luis G (Flickr)
Jorge Luis G (Flickr)

¿Y qué sería del final? Ay, dichoso final… Intentaría retrasarlo con todas mis fuerzas, alargando los segundos y mandando callar al tiempo. Pero como inevitablemente llegaría, un vacío interior me invadiría y trataría de retener en mi memoria cada momento, cada instante, cada letra compartida. Para siempre. Lo haría un poco más mío, sería egoísta. Algo tuyo y mío. Y de nadie más.

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. (Henry Miller)

Anuncios