Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Yo sólo pasaba por aquí…

Todo pasa y todo queda,

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar

— Caminante no hay camino, Joan Manuel Serrat —

 

Fuente: Armando G Alonso (Flickr)

Armando G Alonso (Flickr)

Era una tarde cualquiera de finales de abril, y andaba perdida. Muy perdida. No recuerdo el tiempo que llevaba parada en el mismo lugar, sin reaccionar; a veces el tiempo es muy relativo.

En algún punto del camino me había detenido, cansada de andar por andar. Dicen que lo que importa es el camino a recorrer, más que el destino, pero yo miraba el semáforo, aquel semáforo que cambiaba de tonalidad una y otra vez mientras yo seguía mirándolo. No me decidía a cruzar la calle.

Vi pasar niños con su mochila de deporte, felices con una bolsa de golosinas en las manos, imagino que la recompensa por buen comportamiento. Vi a jóvenes en bicicleta, universitarios con sus carpetas cargadas de trabajos y apuntes por estudiar. Mujeres apresuradas en llegar a no sé dónde y ancianos que aprovechaban las últimas horas de luz para dar un paseo. Cada uno en su mundo, cada uno siguiendo su propio camino. Y yo seguía perdida.

Fuente: Rawle C. Jackman (Flickr)

Rawle C. Jackman (Flickr)

Anduve dando vueltas y vueltas, decidida a buscar y encontrar el camino, mi camino; pero no lo encontré. Me di la vuelta para desandar los pasos recorridos. Buscaba la orientación que en algún punto del viaje había perdido; o más bien, me había abandonado, a conciencia y sin avisar.

Pregunté, busqué. Lloré mi pérdida cual chiquilla que pierde de vista a sus padres por un instante.

La respuesta vino cuando ya no lo esperaba. Ya ni la buscaba, pero ella me supo encontrar a tiempo. Será cierto el dicho de que lo que tiene que llegar, tiene su manera de encontrarte, y de que lo bueno siempre llega. No lo tientes, no lo llames. Simplemente cree en ello. Y vendrá. Igual llega como un torbellino que pone patas arriba tu vida. Igual llega en silencio, como a  mí, para luego convertirse en todo un remolino de emociones.

Fuente: Alba Soler (Flickr)

Alba Soler (Flickr)

Y me dejé llevar, muy lejos de allí. Empecé a andar, di ese primer paso que dicen que inicia cualquier camino, por largo que sea. Y sin darme cuenta, empecé a correr, y hasta creí levantar los pies del suelo en algún momento. Una nueva ilusión me invadió, sintiéndome capaz de subir la montaña más alta y cruzar a nado cualquier océano que se me pusiera por delante en mi camino.

Fue una tarde cualquiera, lluviosa como acostumbra a ser abril. Aún la recuerdo, como también la calle en la que todo cambió. Miraba ensimismada aquel semáforo, hasta que me decidí a cruzarlo y a seguir mi camino.

Y pensé: “Yo sólo pasaba por aquí…”.

“Probablemente de todos nuestros sentimientos el único que no es verdaderamente nuestro es la esperanza. La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose”. (Rayuela, de Julio Cortázar)

Patricia.

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

  • Responder
    Jaume Vicent
    25 septiembre, 2014 a las 9:06 am

    “Caminante no hay camino”. Desgastamos las suelas, y nos desgastamos buscando un camino. Hasta que aprendemos a caminar, sin dirigirnos a ningún lugar en especial, doblando esquinas sin forzarlas.
    Comenzar el día con estos posts es una maravilla, como siempre, inspiradora.
    ¡Un abrazo!
    Jaume.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    25 septiembre, 2014 a las 1:10 pm

    Me alegra saber que logro inspirar a la gente que me lee 🙂

    Gracias por tus palabras, siempre son bien recibidas como un soplo de energía.
    Patri.

  • Responder
    Cecil Vedemil
    25 septiembre, 2014 a las 2:18 pm

    Tengo que decirte que la nueva distribucion del blog me gusta mucho. Ultimamente todos los blogs que leo estan haciendo cambios de look… a ver si me decido yo tambien jajaja.

    El ultimo parrafo citando rayuela me ha emocionado mucho, es un libro que nunca acabo de entender, pero me gusta cada palabra de él. Supongo que a veces no es necesario ver “más allá”.

    Yo tambien creo que algun día “la respuesta” me vendra por alguna parte. Quando venga, escribiré un post jejeje.

    Un beso Patri!

  • Responder
    Pedro Fabelo
    25 septiembre, 2014 a las 3:41 pm

    Celebro que al final hayas encontrado tu camino. Disfruta del trayecto. A propósito, Abril es mi mes favorito del año. Saludos.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    25 septiembre, 2014 a las 8:31 pm

    Claro que sí, la respuesta llega, a veces se resiste, pero yo estoy convencida de que en esos casos es porque va a ser algo tremendamente bueno.

    Me alegra que te guste el nuevo look del blog, lo llevaba en mente hace tiempo hasta que me decidí a cambiarlo 🙂

    ¡Un besote Cecil!

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    25 septiembre, 2014 a las 8:35 pm

    Gracias Pedro. Y sí, disfrutaré del trayecto, aunque no perderé de vista las posibles bifurcaciones 🙂

    Me he quedado pensando, y no tengo un mes favorito jejeje. Me gusta cada mes por alguna cosa distinta, pero ninguno sobresale.

    Un saludo,
    Patri.

  • Responder
    Ein Tag mit Pepa
    26 septiembre, 2014 a las 7:38 am

    asi me gusta, decidida a tus objetivos! No siempre es fácil cruzar el semáforo, un beso!

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    26 septiembre, 2014 a las 12:51 pm

    A veces cuesta, pero hay que arriesgar más por lo que queremos.

    ¡Un beso enorme guapa!
    Patri.

  • Responder
    Marleah Make Up
    27 septiembre, 2014 a las 11:49 am

    Buenísima entrada como siempre. Y que refleja cómo nos sentimos muchas veces en la vida, sin un rumbo claro, sin saber hacia donde dirigirnos. Pero normalmente un día, sin esperarlo todo cambia.
    Besos!

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    29 septiembre, 2014 a las 7:34 am

    Sí, es lo bueno que tiene la vida, que con un poco de esfuerzo, el día que menos esperamos las cosas empiezan a funcionar.

    ¡Un besazo!
    Patri.

  • Responder
    Anónimo
    13 septiembre, 2015 a las 7:32 pm

    Me encanta, espectacular, me ha ayudado muchisimo, me ha hecho reflexionar. Podria copiarlo y ponerlo en mi muro?. Gracias. Saludos

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    13 septiembre, 2015 a las 8:31 pm

    ¡Gracias! Me alegra saber que te gusta. Y claro, puedes compartir la historia.

    ¡Saludos!
    Patri.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »