– ¿Qué quieres?

– No lo sé. ¿Qué quieres tú?

– ¿Estás bromeando? Te quiero a ti.

(American Beauty)

 

Fuente: H is for Home (Flickr)
H is for Home (Flickr)

Dicen por ahí que el que busca de verdad, siempre acaba encontrando. Es el riesgo que corre. Quien sabe buscar termina por dar con esa aguja oculta en el pajar que otros no supieron ver o con ese trébol de cuatro hojas, que todos buscamos con entusiasmo para que la suerte nos sonría.

Si por una de aquellas decides buscarme, sólo sigue mis pasos, sabré guiarte.

Tal vez me encuentres en aquella cafetería que yo te descubrí, saboreando algún dulce mientras el café se enfría. Seguramente estaré absorta en alguno de mis sueños o contemplando la gente pasar. Ya me conoces, no soy curiosa, pero me gusta mirar el ir y venir de la gente, preguntarme a dónde irán y quién les espera en casa.

Quizá me encuentres maleta en mano a punto de partir para vivir una nueva aventura. Nerviosa la que más y fingiendo como nadie que ese nudo que me aprisiona el estómago no existe. Que no te moleste si no te propongo acompañarme, hay cosas que hay que vivirlas por una misma.

 

Fuente: Cedric Lange (Flickr)
Cedric Lange (Flickr)

Búscame en el rincón más tranquilo, en la poesía de un verso o en la magia del silencio. En las gotas de la lluvia, esas que al caer traen aire fresco y renovado. En las risas de los niños, pues aunque ya crecida, nunca dejé de creer en Peter Pan.

Búscame recogiendo energía de un hermoso amanecer, antes de que la ciudad despierte y se vuelva loca. Histérica. Y yo con ella.  Búscame en los pasos que di al salirme del camino, en mi búsqueda constante de dejar huella allá por donde piso.

Búscame en los brindis que aún nos quedan por hacer, en los besos con sabor a canela y miel,  en las canciones que hablen de mí.  En las cartas que escribimos, que eso de los e-mails suena muy frío. En el libro que aún está por leer y que intuyo que te gustará.

 

Fuente: rromer (Flickr)
rromer (Flickr)

Porque un más vale tarde que nunca, no puede ser más cierto. Que pararé el reloj si decides buscarme, para que el tiempo no corra. Porque nunca es tarde para empezar, pero empieza. Deja el miedo atrás, que nada te retenga. Me dejaré encontrar.

Búscame… porque a todos nos gustan que no encuentren. Y si me pierdo, piérdete conmigo.

 

Para resistir hay que esconder en uno mismo una fuerza, un recuerdo, una idea que nadie te pueda arrebatar. Porque puedes robar una imagen, no un pensamiento. (The Missing Picture)

Anuncios