Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Te sucede cuando no puedes dormir

Una luz que atraviesa la oscuridad de la noche, una ciudad medio dormida y algún soñador despierto en busca de su musa.

noche

Dicen que la cabeza es redonda para que los pensamientos puedan cambiar de dirección. Que es fácil perdernos entre tanto pensamiento, entre tanto ir y venir de ideas y sentir que saltamos de una a otra sin quedarnos en ninguna de ellas. Que nos cuesta decidirnos entre tantas opciones. O que ninguna termina de convencernos.

Que las ideas, con el tiempo, pueden cambiar. Que podemos pensar diferente a cómo lo hacíamos hace años o hace apenas unos minutos. Y no sentirnos mal por ello. Que aferrarse a una idea por simple orgullo puede ser un error. Y más cuando dejamos de creer en ella o tenemos ciertas dudas.

Que hay ideas que acercan y pensamientos que alejan. De todo aquello en lo que hasta ahora creíamos. De lo que queremos, de los nuestros y hasta de nosotros mismos. Que alejarse a veces es más que necesario. Pero, otras veces, puede resultar demasiado caro.

Y hay ocasiones en que la vuelta atrás no es posible.

Que hay pensamientos que curan pero… también los hay que nos enferman. Que nos roban horas de sueño y días de paz. Que nos agotan de tanto pensar. De no encontrar. De sentir que no tienen fin.

Porque algo que dicen es que los problemas crecen cuando más pensamos en ellos. Cuando son centro. Cuando les dedicamos toda nuestra atención. En lugar de pensar en qué podemos hacer. Y hacerlo.

Porque cada cosa tiene su momento.

Que hay que seguir el instinto que nos pide a gritos algo y no dejar que se haga una montaña de cualquier cosa. Que no siempre se acierta y que de cada tropiezo se aprende. Que no debemos ser la barrera que impide ni aferrarnos a aquello que nos quema.

Que no hay nada que no tenga solución y que preocuparse de más no hace bien. Al contrario.

pensamientos

Que, demasiado a menudo, se necesita de oscuridad para valorar la luz. Para aprender a buscarla, encenderla o a orientarnos a oscuras. Que hay fósforos que duran apenas unos segundos. Y que, en ocasiones, esos segundos son más que suficientes.

Y que una sola idea, puede cambiar todo tu mundo.

 

Patricia Ayuste.

 

 

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

  • Responder
    Mair Ló
    23 octubre, 2014 a las 9:48 am

    ufffff yo no tengo tan claro que mi cabeza sea redonda porque normalmente siento los pensamientos chocándose contra las esquinas, sobre todo los pensamientos con pinchos, ya sabes, esos a los que en horas nocturnas les crecen dientes y uñas…

    “Diario de proyectos” qué buena idea!!! 🙂

    Y qué gusto da siempre leerte…

    Un besito!

  • Responder
    Si breve
    23 octubre, 2014 a las 1:33 pm

    Esas noches en vela que por la angustia de ver el tiempo pasar sin dejarnos dormir, te agobian y te dejan exhausto, tú has conseguido transformarlas en un momento de paz y perfecto para los pensamientos. Encantada de fluir por tus reflexiones 🙂

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    23 octubre, 2014 a las 1:57 pm

    ¡Muchas gracias! Yo también tengo pensamientos con pinchos, me suelen abordar más a menudo de lo que me gustaría, pero intento impedir que se crezcan 😉 Y tranquila, si los se chocan con las esquinas, de ahí no pasan, seguro que vuelven con otro sentido o incluso más calmados.

    ¡Un besazo!
    Patri

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    23 octubre, 2014 a las 2:00 pm

    Y yo encantada de tenerte por aquí, me alegra pensar que transmito con lo que escribo 🙂

    ¡Un beso y gracias por dedicarme unos minutos de tu tiempo!
    Patri.

  • Responder
    Cecil Vedemil
    23 octubre, 2014 a las 2:12 pm

    Te imagino en pijama allí, en medio del balcon con tu taza. La verdad es que yo tampoco encuentro sentido a esto de las ovejitas… Siempre he pensado que igual que el tiempo no cura las heridas, esto de dormir tampoco soluciona los problemas, pero tu me lo pintas muy bonito con esto de levantarse a media noche jejeje:)

    Un beso Patri!
    xx Cecil

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    23 octubre, 2014 a las 2:28 pm

    Habrá que hacer lo que se pueda por mejorar la situación ;). Si no puedes dormir, al menos sueña despierta, aprovecha el tiempo y pon en orden tus pensamientos. Al menos a mí, son los culpables de mis noches de insomnio.

    Un besazo enorme Cecil,
    Patri.

  • Responder
    Juanan G.C.
    23 octubre, 2014 a las 8:23 pm

    Hola Patri, esa sensación es desagradable, cuando no puedes dormir y a tu cabeza no hacen más que llegar pensamientos que no deberían estar ahí en ese momento. Pero también es un buen momento para reflexionar y para tomar decisiones, son más internas, más viscerales y a veces más justas. Asi que hay que aprovechar. Y si encima el insomnio viene acompañado de la inspiración, mejor que mejor. Ya dormiras la siesta…. 🙂
    Un abrazo

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    24 octubre, 2014 a las 6:10 am

    Toda la razón Juanan, mejor aprovechar el momento para reflexionar y poner un poco de orden en tus pensamientos que agobierase y quejarse. Ya se recuperará el sueño 😉

    Un saludo,
    Patri.

  • Responder
    Ein Tag mit Pepa
    24 octubre, 2014 a las 1:59 pm

    es así, no por dar más vueltas a las cosas se solucionan antes. La impaciencia no es buena…Yo también me reorganizo mentamente escribiendo o hablando con alguien, es una buena forma de desahogo, un beso y feliz fin de semana!

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    26 octubre, 2014 a las 10:48 am

    Se trata de aprovecha los momentos según vengan. SI viene un poco de insomnio, ¡pues a ser creativos!

    ¡Un beso muy fuerte Pepa!
    Patri.

  • Responder
    Lizzzzz4
    29 octubre, 2014 a las 1:42 pm

    “Una vez alguien me dijo entre el día y la noche no hay barrera” dese entonces si tenia insonio, si tenia que aprovechar esa noche para estudiar, o terminar cualquier proyecto cuando no lo puedes soltar me la repetia a mi misma…no me hacia sentir como “vaya…he desperdiciado la noche, o no he aprovechado para descansar” pensaba ya descansare mañana, el momento de hacer esto era hoy, porque entre el día y la noche no hay barrera! me ha gustado mucho. Un diario de proyectos deberia ser obligatorio para todos! te dejo el link d mi blog por si deseas pasarte!
    http://jara-estibaliz.blogspot.com.es/

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    29 octubre, 2014 a las 9:30 pm

    Aunque cada cosa tenga su momento de hacerse, me gusta tu idea de que no hay barrera. Lo que importa es aprovechar cada momento para hacer lo que creas oportuno 😉

    ¡Bienvenida al blog!
    Patri.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »
A %d blogueros les gusta esto: