Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Algo rojo

Rojo.

Como Papá Noel y todas las ilusiones que se cumplen en estos días. Por la felicidad, las buenas intenciones y los mejores deseos. Por los nervios de la noche de antes. Por las ganas de ver las caritas de los nuestros. Y brindar por todos nosotros.

Navidad

Rojo. Como la tinta del boli con el que tachas los propósitos que has cumplido este año. Que, seguro no son pocos. Por todo lo importante que has hecho. Por todo lo que estás a punto de hacer. Por todo lo que cumplirás a partir del día uno.

Porque este año, sí que sí.

Rojo. Como la caja de bombones, trufas, polvorones o turrón para celebrar cualquier buena nueva. Que, aunque esta época es propicia, debería ser costumbre. De celebrar todo, sea el día que sea.

De no dejar nada pendiente para mañana.

Rojo. Como el lazo con el que envolvemos regalos, felicidad y sorpresas. Los que deshacemos, entre nervios, con la alegría de un niño. Los que guardan en su interior nuestro amor, nuestro cariño y bonitos secretos. Los regalos que entregamos con más ilusión que cuando los recibimos.

Los regalos que cuesta tanto no abrir antes de tiempo.

Rojo. Como el lacito que ahuyenta la mala suerte. Como la ropa interior que estrenas cada día 1. Para creer un poco más en ti. En que puedes, sea lo que sea. En que lo lograrás, si quieres.

Para creer que todo saldrá bien.

Rojo. Para atraer todo lo bueno y que no se quede nada en el tintero. Para atraer como un imán todo lo que te propongas, que querer es poder. O al menos, se ha de intentar. Que, como dicen, te conviertes en lo que piensas.

magia

Rojo, como el hilo que dicen que nos une. Invisible, pero fuerte. El que nos conecta con aquellas personas con quienes estamos destinados a encontrarnos, sí o sí. A pesar de las vueltas, del tiempo o de la distancia. A pesar de que se tense, se enrede o parezca que vaya a acabarse.

Rojo. Por la pasión de querer sin límites y demostrarlo sin miedo. Sin peros. Sin excusas. Parar amar cada día un poco más. Para no dejar de demostrarlo. Para no olvidar ningún abrazo. Para no dejarnos para luego.

Rojo. Por la Navidad, las luces del árbol y la magia de volver a creer.

 

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

  • Responder
    Blue Butterfly
    29 diciembre, 2014 a las 8:17 pm

    Me gusta mucho. 🙂 Resulta motivador y todo. Esa es la actitud que hay que tener para comenzar un nuevo año y proponerse cumplir muchas cosas. 🙂 Y yo soy nostálgica cien por cien, jajaja, la morriña la llevo corriendo por mis venas.
    Me ha encantado. De verdad me ha gustado mucho.
    Espero que el año que viene escribas muchísimo porque tienes talento. 😉
    Feliz año.

    Blue Butterfly

    PD: espero que encuentres algo rojo. ;D

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    30 diciembre, 2014 a las 8:28 am

    ¡Me alegra que te guste! Son días de nostalgia, pero también de alegrías, de pasarlo bien con los tuyos, de hacer planes,… Te deseo un muy feliz año nuevo y que tengas una buena entrada de año 😉

    ¡Un beso!
    Patri.

  • Responder
    Cecil Vedemil
    30 diciembre, 2014 a las 5:00 pm

    Hola Patri!! Yo también estoy en proceso de abandonar el 2014 en el blog… Ay. Ya sabes que tengo muchas ganas de estrenar año. No soy de llevar cosas rojas para nochevieja… Puede que lo pruebe a ver si tengo suerte jejeje. Sabes que Papa Noel era verde pero la CocaCola lo “pinto” rojo” para una campaña de publicidad? No sé si es verdad o no, pero es gracioso. En fin, que pases un feliz fin de año, un feliz principio y continuación del año que viene. Yo también brindo por ti y por mi 🙂
    Muchissimos besos guapa!

  • Responder
    PuramenteInfiel
    30 diciembre, 2014 a las 5:04 pm

    Muy bonito, niña. Es la primera vez que vengo a visitar tu blog aunque te he visto en G+, (de ahí te sigo). Es una entrada que dice mucho, más de lo que escribes.
    Sí, el rojo no es mi color favorito, ni siquiera está en la lista de los que me gustan mucho o menos, pero hay días que se han de vestir de rojo y amparada en unos tacones del 8 y medio para pisar fuerte y dejar marca.
    Feliz año.
    Besos.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    30 diciembre, 2014 a las 6:11 pm

    Sí que había leído algo sobre el Papá Noel. Lo que no hagan los publicistas… Te deseo Cecil, una feliz despedida de 2014 y una mejor entrada en el 2015. Seguro que este nuevo año que llega te trae todo lo que mereces. Sabes que seguiré por aquí leyéndote 😉

    ¡Un besazo enorme! Nos vemos el año que viene 😉
    Patri.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    30 diciembre, 2014 a las 6:12 pm

    ¡Y nunca mejor dicho! A pisar bien fuerte allá por donde vayamos ;). Me alegra saber que te ha gustado, gracias por pasarte y dedicarme tu tiempo.

    ¡Un beso! Y feliz año nuevo.

  • Responder
    nurxy
    30 diciembre, 2014 a las 7:44 pm

    Muy bonito! feliz y rojíiisimo 2015! 🙂

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    31 diciembre, 2014 a las 8:52 am

    ¡Muchas gracias Nuria! Feliz año para ti también guapa. ¿Ya tienes tu algo rojo? 😉

    Besotes, Patri

  • Responder
    ANDYSTYLE
    5 enero, 2015 a las 12:22 am

    Lindo post 🙂

    http://sbr-fashion-fashion.blogspot.com/

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    5 enero, 2015 a las 10:24 am

    ¡Gracias!

    Un saludo,
    Patri.

  • Responder
    Ein Tag mit Pepa
    6 enero, 2015 a las 2:59 pm

    Viva el rojo, a mí también me gustaría guardar un pedacito de la magia de la Navidad en un tarrito, pero nos va a tocar esperar hasta la próxima. Feliz 2015!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    6 enero, 2015 a las 6:53 pm

    ¡Feliz 2015 guapa! Espero que hayas recargado pilas 😉

    Un beso bien fuerte,
    Patri.

Responder a Blue Butterfly Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: