Entre Suspiros y un Café
Cuento tu historia

Querido peor enemigo

“El Don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia.”

 

Gracias Jaume, por la oportunidad que me diste de escribir en tu blog y gracias de nuevo por compartir conmigo este texto tan profundo. Vales mucho, y como diría uno que yo me sé: y lo sabes.

 

Querido peor enemigo,

Te escribo estas líneas para saludarte. ¿Qué tal te va todo? ¿Cómo estás? ¿Te acuerdas de mí, tanto como yo me acuerdo de ti? Espero que sí, de lo contrario me llevaría una gran decepción.

Siempre has estado ahí, al acecho, escondido entre la espesura de mi vida. Vigilando cada paso que he dado, atento, con esa predisposición natural a joderlo todo. Sé que odias todo lo que hago, que no te gusta ni un pelo nada de lo que me he propuesto en la vida, sé de sobras que observas todo lo que emprendo con celo salvaje, soy tu obsesión.

Siempre lo he sido.

 

realize_photo (Flickr)

realize_photo (Flickr)

Como todos, he tropezado muchas veces, me he caído, me he destrozado, me he venido abajo como un castillo de arena. Tú siempre has estado ahí, con una sonrisa en la cara, respirando aliviado ante cada uno de mis fallos, disfrutando de ellos como si fueran un triunfo tuyo. No pasa nada, eres así, nunca te lo tuve en cuenta.

Siempre me animas a decir la palabra menos adecuada, la frase más fuera de lugar, me empujas por los caminos que no quiero tomar, me lanzas a los brazos de quien menos me conviene. Es tu forma de ser y, hasta cierto punto, te entiendo.

Durante años seguí tus consejos, todavía pensaba que me querías ayudar, que de verdad querías lo mejor para mí, que eras sincero. Te escuché sin parar y me perdí, caí al sumidero de una vida que no tenía nada que ver con la que yo quería, con la que debería haber sido si tú jamás hubieses estado por allí. Te encargaste de alfombrar mi suelo de cristales rotos, me vendaste los ojos y me obligaste a andar sobre ellos, asegurándome que era sólo hierba.

Eres culpable de cada mentira que dije, de cada lágrima que he provocado, de cada situación incómoda, de cada noche en vela, de cada abandono, de todos mis malos tragos. Has estado siempre ahí, observando, provocándome en silencio. Tienes la capacidad de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, para tirarme de la lengua cuando debería callarme, para susurrarme la peor de las ideas, para calentarme la sangre, para chincharme hasta estallar.

Tú siempre estás, siempre; al menos eres constante.

Hace un tiempo que nos hemos distanciado. Espero que no me culpes, son cosas de la edad y, seamos sinceros, eras una mala influencia. Con el tiempo y la experiencia uno se va templando, observa las cosas con otra óptica, desde otras perspectivas. ¿Quién lo iba a decir, verdad? Supongo que en tu retorcido mundo la culpa de esta separación se la echarás a ella, y haces bien, tienes razón. Ella me ha enseñado a callar cuando debo, a pensar dos veces antes de abrir la bocaza, a tener paz de corazón y de alma.

 

Chris Martin (Flickr)

Chris Martin (Flickr)

Me enseñó a ser como ella, me ha hecho mejor persona.

Hace ya cuatro años que no nos vemos…Cómo pasa el tiempo, ¿verdad? Por cierto, ella también te manda recuerdos.

Por mi parte, nada más que decirte, ya sabes cómo va esto, estaba pensando en el pasado y me acorde de ti, de tus rabietas, de tus celos infundados…no te echo nada de menos, y me sigue molestando verte cada mañana en mi espejo, escondido y al acecho. Seguirás ahí, supongo, no puedo evitarlo, pero nunca saldrás de tu encierro, espero que estés cómodo ahí.

Me despido de ti, como decía aquel: ¡Adiós! Y que te vaya bonito.

 

P.d: Por cierto, y espero que no te molestes, pero he conocido a otros y ahora salgo con ellos, a lo mejor te suenan, se llaman Calma y Sosiego.

 

 

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

  • Responder
    Jaume Vicent
    13 enero, 2015 a las 12:25 pm

    Hola, Patri!
    Ya tenía ganas de tener mi hueco en tu blog. Me hace mucha ilusión compartir contigo y con tus lectores un poco de mi trabajo. Sé cuánto trabajas en tu página, y por eso me halaga que me publiques en ella. De verdad, gracias.
    ¡Un abrazo, Patri!

  • Responder
    Manu cueva
    13 enero, 2015 a las 12:25 pm

    Muy buen post.

  • Responder
    estherbarfer
    13 enero, 2015 a las 12:44 pm

    Precioso¡ Me ha encantado¡ nos deberíamos despedir de tantos enemigos como este…me ha encantado¡¡ un beso enorme¡
    Esther

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    13 enero, 2015 a las 8:25 pm

    ¡Gracias a ti Jaume! Porque te has atrevido a arriesgar y salir de tu zona de confort, escribiendo algo totalmente distinto a lo que acostumbras y por el magnífico resultado. Y gracias por haberlo compartido en mi blog 😉 ¡Sigue así!

    Un beso Jaume.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    13 enero, 2015 a las 8:25 pm

    ¡Me alegra que te guste, Manu! Bienvenido al blog.

    Un saludo,
    Patri.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    13 enero, 2015 a las 8:27 pm

    ¡Hola Esther! Hacía tiempo que no sabía de ti… ¿Todo bien? Espero que hayas pasado unas felices fiestas y que vuelvas a la carga pronto por tu blog, se te echa de menos 😉

    ¡Un besazo!

  • Responder
    julian carranza hernandez
    14 enero, 2015 a las 8:56 am

    Me ha gustado mucho. Gracias.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    15 enero, 2015 a las 10:52 am

    ¡Bienvenido Julián!

    Un saludo,
    Patri.

  • Responder
    Aida Ramos
    18 enero, 2015 a las 5:40 pm

    Nuestros enemigos, al fin y al cabo, nos hacen más fuertes. Un gran texto 😉
    Saludos.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    18 enero, 2015 a las 9:32 pm

    Bienvenida Aida, gracias por dedicarme tu tiempo. Me alegra mucho que te haya gustado.

    ¡Un saludo!
    Patri.

  • Responder
    Anónimo
    4 febrero, 2015 a las 10:09 pm

    Me encanta.

  • Responder
    Entre suspiros y un café
    5 febrero, 2015 a las 7:17 pm

    Jaume es un pedazo escritor, y se nota.

    ¡Un saludo!
    Patri.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »