Viernes.

Expectación por lo que se avecina, alegría por avecinarse. Nerviosismo por lo que tarda en llegar y excitación cuando por fin llega. Frenesí y ganas de comerse el mundo a partes iguales. Mensajes cargados de intenciones. Planes que desbordan agendas e ideas para pasarlo bien, mejor, lo mejor posible, mejor imposible.

Es momento de contactos y llamadas. De interminables mensajes de whatsapp, entre risas, emoticonos y hasta luegos. De disfrutar en pareja, noches de cine y cenas a la luz de las velas. De reencontrarse con los amigos, empezando con tapas, siguiendo con copas y acabando en McAuto. De tacones y pintalabios rojo o de pijama y pelos a lo loco, tú decides.

De lo bueno, lo mejor.

Viernes es sinónimo de fin de semana, de viernes-sábado-domingos que vuelan. De tener tiempo libre, ocio y descanso. Bendito descanso. De salir y no entrar. De entrar y no salir. De increíbles noches de sábado y de tranquilas mañanas domingueras. De barbacoas al más puro estilo americano o de paellas valencianas. De esconder el despertador, de dormir y dormir. De infinitas siestas tras un buen postre casero.

Es hacer lo que quieras. O no hacer nada, si es lo que quieres. Lo que prefieras. Es ver películas café en mano, remolonear en el sofá sin remordimientos. Son ratos de compañía y ratos para disfrutar a solas. Son competiciones de parchís, de cartas o de dominó. Es sacar tu vena más artística y recrearte con manualidades.

48 horas tuyas y para ti.

 

amanda tipton (Flickr)
amanda tipton (Flickr)

 

Es hacer tortitas con mermelada y zumo de naranja casero. Y desayunar en la cama. Es googlear hasta encontrar esa receta original con la que sorprender a tus invitados. O a ti mismo, y darte un homenaje. Son las conversaciones que no tienen fin y los debates más apasionados. Es fotografiar todo lo que te guste, por insignificante que parezca.

Es un baño de espuma y un relajante masaje. Es mimarse y dejarse mimar. Es apagar el teléfono y desconection modo on. Es pasear, salir sin rumbo fijo, perderse para volverte a encontrar. Es coger el coche y escaparte lo más lejos posible. O la moto, y que el viento te despeine el flequillo. Improvisar sobre la marcha o planear hasta el último segundo.

Keep calm, it’s viernes.

Anuncios