Válvula de escape

Salir primero, dejar entrar.

Dice un conocido novelista, que si eres suficientemente valiente y te atreves a decir adiós a algo o a alguien, la vida te recompensará. Te brindará un nuevo hola, una nueva oportunidad, una nueva salida. Te repartirá nuevas cartas para seguir jugando la partida, la misma que creías que ibas a perder hace poco. Y podrás aportar fuerte, arriesgar y hasta sonarás a ganador.

6b09e-2562630928_b3d4110d28_b

Philippa Willitts (Flickr)

Salía del trabajo, eran las cinco de la tarde y volvía andando a casa. Un pequeño lujo que me puedo permitir gracias a la cercanía de la oficina. Modo desconexión encendido, música que a través de los cascos aceleraba mi paso y un bullir de ideas por ordenar. Por mi camino me crucé con niños que salían del colegio, felices y enérgicos, como yo. Y eso que no era viernes…

Estando parada en un semáforo, un panfleto llamó mi atención. Entre pisos compartidos, clases de repaso y un curioso “Prohibido pegar carteles”, un curso de yoga permanecía medio oculto, esperando ser descubierto. En una reducida hoja de color pastel se prometía paz interior, equilibrio, aliviar la tensión y el tan odiado estrés, con una primera clase de prueba gratuita.

Dicen que hay que saber dejar ir las cosas, que sólo así comprobaremos si son verdaderamente nuestras. Si lo fueron en su día, pero no lo serán nunca más. Si se marchan ahora, pero volverán en algún momento. Si no las tuvimos nunca y vivimos durante mucho tiempo con una venda en los ojos. Creyendo con fe, esperando una repuesta que creíamos que llegaría. En vano.

Porque lo tuyo, tuyo es.

c72d6-15241296129_ca22d4d46b_k

Jevgenijs Slihto (Flickr)

Hay que saber dejar lo que no nos crea valor, lo que todo el mundo conoce como “ser un cero a la izquierda”.  Todo aquello que resta aun cuando tiene el signo de suma. Lo que frena, lo que ata, lo que entorpece el paso hasta al más ágil corredor. Que el equipaje no lastre tus alas, como dice la canción.

Hay que saber dejar todo aquello que nos asusta, lo que nos paraliza y nos crea indecisión. Tomarlo como un fuerte impulso y seguir caminando. Porque si no saltas esa valla, te perderás lo que se encuentra al otro lado. Quizá te guste ese otro lado… Así que, salta. Esa y todas las vallas que salgan a tu encuentro.

Andarse con rodeos es el camino fácil, ¿no crees?

También hay que saber dejar ir lo que ya pasó, y ya no hay vuelta atrás. Todo aquello sobre lo que nada puedes hacer, todo aquello que debes dejar en otras manos, todo aquello que ya no “toca”. Porque lo sabes bien, aunque no quieras reconocerlo. Porque la oportunidad pasó tu turno. Lo saltó con gracia y sin estilo, pértiga incluida.

Tomé nota del teléfono con la intención de llamar y con la intención de que no se quedara todo en intenciones, como tantas otras veces. Porque me di cuenta de cuánto echaba de menos mis antiguas clases de yoga. Que había llovido tanto, que apenas quedaba ya nada.

En ellas, aprendí mucho de mí misma, más que en todos los manuales de autoayuda que pueda uno encontrar. Aprendí a conocerme, a respirar y a coordinar todo mi cuerpo. Aprendí cuál era mi propio ritmo, mis chakras y mi punto de equilibrio. Ese que a veces pierdes sin darte cuenta. O un día descubres que lo has perdido.

Aprendí a liberar la tensión, esa que acumulas sin ser consciente y que agarrota cualquier músculo, sin oponer resistencia alguna. Poco a poco y por pasos, desde la cabeza hasta el último nervio de los pies. Dejando fluir esas energías negativas, malas y dañinas, que guardamos sin que nos hayamos preguntando el por qué. Sacándolas fuera.

Dando la bienvenida a las buenas.

d1439-5100013590_5b94d47fe9_b

Lauren Tucker (Flickr)

Porque todos lo necesitamos en algún momento. Puede que no el yoga, pero sí esa salida. Como la chimenea que expulsa el humo hacia fuera, dejando el calor en el interior de la casa. Como esa válvula de alivio de presión, tan necesaria como útil, que libera tensiones y evita la catástrofe de una explosión.

Porque aunque cada uno tiene un aguante, todos sufrimos el riesgo de explotar en algún momento. Porque yo, al menos, necesito esa vía de servicio. La llamada de emergencia, el comodín del público o como quieras llamarlo. Porque no todos los días, pero sí un día en concreto, necesito esa salida.

Tan mía, como pocas cosas.

Mi válvula de escape.

 

Patricia.

Anuncios

17 pensamientos en “Válvula de escape

  1. Hola, me identifico mucho con tus palabras. Yo tengo algunas válvulas de escape, entre ellas correr. Al principio no me decidía me costaba, pero ahora estoy más en forma que nunca y me pregunto como podía vivir sin ello o porque no me había animado antes. Un saludo! Para cuándo tu viaje a Berlin?

    Me gusta

  2. ¡Hola guapa! Tienes una válvula de escape la mar de sana y recomendable. Supongo que es como todo, al principio costaría, pero poco a poco te vas habituando hasta que te engancha.

    El viaje a Berlín, está un poco en stand-by, a la espera de dar con fecha y vuelos que nos cuadre… ¡Ya te contaré!

    ¡Besos mil!

    Me gusta

  3. Creo que tener una válvula de escape es imprescindible. Algo que te haga olvidar los problemas del día a día y evadirte o llevarte a tu mundo de fantasía y pensamientos positivos.
    Para mí, eso son el blog y el canal. No sé qué hubiera sido de mí en los momentos difíciles sin ellos. Me encanta escribir y el feedback tan bueno que se crea con la gente. Ya lo supondrás. Algo que puede parecer tonto, pero que es muy gratificante.
    Esperando con ansia tu próxima entrada.
    Muchos besos!

    Me gusta

  4. ¡Hola! He llegado hasta aquí movida por la curiosidad que me provocaba el título de tu Blog. Me parece muy inspirador, y todo lo que escribes también porque me identifico mucho, no sólo con lo que intentas transmitir en este post, sino por lo que he podido leer en otras entradas tuyas.
    Yo es que soy muy así también, profunda y reflexiva. No suena muy bien decirlo de una misma, pero es lo que es y lo que hay.
    Escribes de maravilla, ¡enhorabuena! Y, por supuesto, aquí me quedo.
    ¡Buen fin de semana!

    Me gusta

  5. Hola Patri, me ha encantado tu post. Muchas veces me he sentido como lo explicas, por eso, yo también tengo mis vías de escape.
    Consisten en perderme callejeando por Madrid sin rumbo fijo y sin prisas. Observo a la gente, admiro los edificios o simplemente me siento en un banco en un parque a ver volar los pájaros. Hacer fotos de todo ello me relaja bastante.
    Un besazo, guapa

    Me gusta

  6. Hola Patricia. Un post muy positivo el tuyo. Muy optimista. Y muy motivador. Te doy totalmente la razón en todo lo que dices. Todos necesitamos hacer introspección y conocernos un poquito más, escuchar lo que nuestro cuerpo y nuestra mente nos pide y hacer todo lo posible por satisfacerlo. Al fin y al cabo, vamos a pasarnos toda la vida acompañados de nosotros mismos. ¿No es esa razón suficiente como para concedernos aquello que, por nuestra propia higiene mental, demandamos? Yo creo que sí.
    Un placer leerte. Un abrazo. : )

    Me gusta

  7. La válvula de escape. Yo muchas veces (cada X tiempo) necesito desconectar de todos y todo. Es decir, me voy por ahí a tomarme un batido, a pasear… Desconecto el móvil y todo el día me lo de dedico a mí mismo. Y es como que te renueva por dentro y por fuera.
    Hay muchas válvulas de escape. Lo importante es aceptar cómo vienen las cosas, no preocuparse por aquello que ya hemos dejado en otras manos, como has dicho, y seguir de frente.

    ¡Un besazo!

    PD. Llego tarde al post jajaja 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s