Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Miradas que hablan

Dicen que se puede tratar de fingir todo lo que se quiera, de tapar, de no revelar. Pero que una sola mirada es capaz de confesarlo todo.

ojo

De descubrir en todo o parte tus intenciones o la falta de ellas. De contar más de lo que tu boca dice. De exhibir cosas que creías escondidas bajo llave. De mostrar que hay algo más o que algo se oculta.

Que una mirada por sí sola no dice nada, pero, a la vez, lo dice todo. Que quien sabe leer los ojos e interpretar silencios puede saber más que quien solo escucha las palabras. Quien se queda en la superficie y no va más allá. Quien se conforma con ver la vida a medias. Quien se queda con lo primera que le llega.

Que hay que saber prestar más atención, captar los matices y olvidarse de los rodeos. Aprender a estar en el aquí y ahora. Con cada uno de los cinco sentidos y no a medio gas. Acostumbrarte a mirar a los ojos, escuchar las palabras y traducir los subtítulos del cuerpo.

vista

Que hay que aprender que las mejores conversaciones también se dan en el mayor de los silencios. Cuando hay confianza más que suficiente y las palabras sobran. Cuando hay cercanía y se sabe leer entre líneas. Cuando no hay nada mejor que decir y se puede decir todo con los ojos.

Pero que no siempre se saben leer ni interpretar. Ni los silencios, ni las palabras, ni mucho menos las miradas. Que olvidamos a menudo lo valioso que es el tiempo y lo mucho que lo desperdiciamos callando cuando menos deberíamos. Porque aunque hay silencios que hablan por sí solos, no siempre son interpretados como toca. O por quién debería.

Como las miradas. Que por mucho que algunas transmitan, no todas se entienden de la manera correcta. Que no todas alcanzan. Que algunas se quedan a mitad de camino. Sin llegar a decirlo todo.

mirada

Que las hay que repletas de intenciones y quien las percibe carentes por completo de emociones.

Que hay miradas que hablen de más. Mientras que las hay que cuentan lo que la voz no puede.

Mientras que hay miradas que guardan más sentimientos que palabras. Que reinan por encima de las palabras.

Que los mejores diálogos a veces se dan entre miradas.

Que más vale escoger a quien te mire como si fueras magia.

Y que no en vano dicen, que la mirada es el lenguaje del alma.

 

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

4 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: