A quien se fue pronto

A ti, que te fuiste de puntillas, un domingo cualquiera y sin levantar sospechas. Dejando atrás el papel de protagonista que tan bien sabías representar. Como si quisieras no molestar, no hacer ruido, no respirar. Como si supieras que tu momento ya se había terminado, que había que pasar la página y leer el final.

A ti, que eras la alegría en persona y no había nube en todo el firmamento que osara teñir de gris tus días. Ni aunque lo intentara con toda su alma. Porque para ti no había día malo, sino cosas que no salían como querías. O cosas que había que intentar más veces. Sin desánimo, sin desazón, sin desespero.

A ti, que supiste vivir a tu manera. Sin pretender ser quien no eras. Sin prometer lo que no tenías. Sin aparentar lo que la gente espera. Sin ataduras de ningún tipo, sin peros ni reproches que se pudieran volver en tu contra. Sin arrepentimientos inútiles ni expectativas mal cumplidas. Viviste al día, a tu ritmo y a tu arbitrio. Lograste que en tu día a día no faltara aquello que te daba luz.

A ti, que siempre fuiste sin rodeos a por lo que querías, sin miedos que hicieran temblar tu pulso. Sin titubeos que aminoraran tu paso o te hicieran cambiar de rumbo, si no era por tu voluntad. Andabas con paso firme, de frente y tarareando, como si fuera lo más sencillo del mundo. Cantabas con desvergüenza y descaro, sin preocuparte de lo que la gente pudiera pensar.

A ti, que no sabías lo que era hacer daño a conciencia o manipular por propio interés. Que eras bondad en estado puro. Que sabías dar sin esperar las vueltas, ayudar con paciencia y crear ilusiones a tu alrededor.

A ti, que supiste ponerte el mundo por montera y hacer de tu vida un carnaval de colores.  Para ti, cada día te ofrecía una aventura que no dejabas escapar. Decisiones que tomabas sin pensar en lo que otros harían en tu lugar. Sin dejar que nada ni nadie que te importara se te traspapelara ni cayera en el olvido.

A ti, que te fuiste sin remordimientos ni cargos de conciencia. Con la ilusión de un niño al que le quedan muchas cosas que hacer y la experiencia de un adulto que ha vivido mucho. Con la gracia que siempre tuviste y la personalidad que nadie pudo arrebatarte. Con tu gran corazón de oro, del que pocos pueden presumir.

A ti, que te fuiste antes de tiempo.

Gracias por todo.

 

Patricia.

Anuncios

9 pensamientos en “A quien se fue pronto

  1. Pingback: Gracias – Entre suspiros y un café

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s