La vida no se trata de ser un ganador o un perdedor, se trata de ser uno mismo y dar lo mejor.

Dicen que ser uno mismo es la única posibilidad que nos queda. Que se pueden coger otros papales y tratar de ser otra persona, sí, pero que siempre seremos copias. Una imitación. Y una muy mala por cierto.

Que sólo siendo uno mismo ocuparemos el lugar que nos corresponde, el que uno se crea a su medida. Pero para ello, has de creerlo. Creerte a ti mismo.

Y quererte.

Hoy te propongo algo distinto. Te animo a darte a conocer, a hablarme de ti mismo, de quién eres, de si escribes también en algún blog del que quieras que se conozca.

¡Es tu momento de ser tú mismo!

Gracias a todos.

Patricia.

Anuncios