No una, ni dos, ni tres…

Equivócate cien veces, que para empezar está más que genial.

Porque si no te equivocas no vives, y si no vives, ¿para qué demonios estás en este chiflado mundo?

Repito, equivócate cien veces, luego ya habrá tiempo de equivocarse cien más.

No tengas miedo a fallar.

No tengas miedo a perder.

No tengas miedo, sin más.

Porque ese miedo te acabará pasando factura.

Porque ese miedo lo único que va a conseguir es que no fluyas ni sientas, que no seas capaz de darle la vuelta a la tortilla.

Así que equivócate en cada decisión, aunque sea solo un poquito.

Y si no te equivocas, pues mejor, pero lo habrás intentado y eso es lo que marcará la diferencia entre hacer y no hacer.

Dicen que es mejor hacer las cosas bien que solo intentarlo, pero yo creo que intentarlo también es una opción.

El que no intenta no juega, y el que no juega se acaba aburriendo.

Las cartas están sobre la mesa, tienes la capacidad de hacer una buena apuesta.

Y si no es buena, no pasa nada, va a ver más cartas por jugar, te lo aseguro.

Pero nadie más que tú puede intentarlo.

Nadie más que tú puede saberlo.

No desesperes, por favor.

Sigue intentándolo.

La recompensa será perfecta, pero el proceso es lo que más vas a recordar, lo que más vas a añorar u odiar, pero seguirás amando por igual.

Te prometo que no todo tiene por qué salir mal.

Te prometo que siempre habrá una gran oportunidad.

Quizá no ahora, ni en un par de días…

Pero aparecerá y será entonces cuando tendrás que actuar.

No te olvides de que eres un ser bello y profundo.

No te olvides de que puedes con eso y con más.

Y si tienes que equivocarte cien veces, equivócate.

Siente orgullo por haberlo intentado, porque mientras otros están tirados en su sofá, tú estás ahí fuera realizando lo que te llena y por lo que has venido a luchar.

No importa que no aprecien lo que haces, eso da igual.

Importa que lo hagas, importa que seas capaz de decidir hacerlo.

No te olvides de equivocarte, eso sí.

Equivócate mucho, de verdad.

Porque para pasar de ‘A’ a ‘B’ vas a tener que cruzar un camino lleno de piedras.

Tropiézate con ellas, que luego las podrás saltar.

Siéntete libre de caminar por donde quieras.

Deja atrás la seguridad.

Para ser libre hay que perder comodidad, para más tarde encontrar paz y tranquilidad.

¿Qué me dices?

¿Nos equivocamos cien veces más?

¿O seguimos cómodos sin más?

Si decides avanzar no te olvides de fallar…

 

Javier Sánchez, de Ventura Sensitiva.

https://venturasensitiva.com/

Anuncios