Entre Suspiros y un Café
Personas

Brinda

Brinda por la magia. Esa que se esconde por cualquier rincón y que se contagia con tanta facilidad. La misma que durante estos días abunda y se vive de una manera especial. Y hazla tuya. Llévala contigo, y repártela en grandes dosis. Obséquiala para que llegue a todo el mundo, para que toque con su varita a quienes más la necesitan, a quienes carecen de ilusiones, a quienes se olvidaron de soñar. Para que cualquiera pueda creer en ella, en la magia, en los sueños, en la vida. En que es posible.

Y para que tú mismo no dejes de creer.

Brinda por la familia. Esa que no es igual a ninguna otra, y que, precisamente eso, la hace tan especial, tan peculiar, tan única. La que siempre está ahí. La que no se pierde las citas importantes y las celebra contigo. La que te anima sin límites, la que comparte lo que es, lo que tiene, lo que puede. La que te abre las puertas de su hogar, de su vida, de su corazón. Y te deja quedarte. Y te hace sentir en casa.

La que más echas de menos cuando falta.

Brinda por volver a casa. Ahora y siempre. Por tener motivos, por tener agallas, por tener ilusión. Sin importar la distancia que te separe, lo frío que se vuelva el tiempo, las horas de carretera, espera o vuelo. Que lo importante es tener un lugar al que volver cuando quieras, cuando más necesites o por cualquier excusa que se te ocurra.

Y volver siempre que lo desees.

Brinda por la salud. Por tener y disfrutarla. Por muy tópico que suene. Porque es bueno acordarse de ella, cuidarla, celebrarla. Hoy y cualquier día, no sólo cuando falta. Y darle la importancia que tiene, que es toda.

Y que no es poca.

Brinda por la amistad. Por los que un año más te llaman, aunque la época es lo de menos. Quienes te cuidan, te buscan, te quieren. Y sobre todo, te lo demuestran. Con gestos, con palabras, con miradas. Haciendo y cumpliendo. Escuchando y abrazando a tiempo completo. Con quienes creas tradiciones, dejas volar el tiempo, y compartes sin reservas. Con quienes compartes risas, brindis y anhelos. Pasado, presente, futuro. Con quienes solucionas el mundo una tarde cualquiera.

Brinda por los regalos. Los que la vida te da a diario. Por insignificante que lo veas. Siempre acaban siendo los más grandes. Los que incluso no tienen ningún precio económico, sino puro sentimiento. Pura emoción. Puro recuerdo. Los que se miden en términos de tiempo regalado, de paciencia, de dedicación. Los que te abren los ojos, la sonrisa, el alma. Los que llevas contigo a cualquier lado y sólo tú conoces su verdadero valor.

Brinda por el tiempo. Por las oportunidades que te pone en las manos, por animarte a imaginar. Por ayudarte no sólo a crear tus sueños, sino a cumplirlos. Y por dejarte empezar cada día, las veces que quieras, en el momento en decidas. Por ayudarte a reconciliarte, contigo, con tu pasado, con todo lo demás.

Brinda por el amor. Hoy y todos los días. Porque mueve el mundo. El tuyo y el de los que te rodean. El de cualquiera, de hecho. El mismo que te da alas, te da esperanza, te regala ilusión. El mismo que no entiende de fronteras, sino de sentimientos, de miradas, de calor. El que da sentido, acorta distancias y borra lo que hace mal. El que alivia dolor y multiplica la felicidad.

El que todo lo puede.

Brinda por la vida. Porque dicen, con razón, que puede ser maravillosa. Y empieza a creértelo. A vivirla. A exprimirla. A no dejarla para mañana, a no dejarla en otras manos. A dejar para nunca lo que… ¿para qué? A elegir por ti, para ti. Empieza a dejar de complicarla, a buscar explicación de todo, a toda costa, a pensar en lo que puede salir mal.

Y céntrate en lo bueno, en lo bonito, en lo maravilloso.

Brinda por ti. Sin motivos y con todos ellos. Sin excusas, vergüenzas o remordimientos. Porque te lo mereces, porque todos lo necesitamos en algún momento, porque es bueno no olvidarnos del lugar que ocupamos. Y ocuparlo. Porque tienes más razones de las que probablemente pienses. De celebrar, de festejar, de brindar.

Por todo eso, y por más.

Brinda.

Hoy, mañana y siempre.

 

Muy felices fiestas,

Patricia.

Publicaciones relacionadas

4 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »