Entre Suspiros y un Café
Emociones

Todo lo bueno

Unas zapatillas de lona color coral, una melodía swing sonando de fondo y un alegre aire a los años 20 flotando en el ambiente.

Dicen que todo lo bueno que te puede pasar en la vida, nace de un atrevido salto al vacío. De osar cerrar los ojos para no dejarte impresionar por el abismo que se adivina bajo tus pies. Y de coger impulso, y de arriesgarte a arriesgar. A saltar y ver qué pasa. A intentar llegar bien lejos. Tanto como puedas. Y a creer de hecho que llegarás.

Que todo lo bueno, al igual que lo nuevo, comienza con un poco de miedo. Que si no, no valdría la pena.

Y con dar ese primer paso.

Temido por creer que es más importante acertar a la primera que moverse. Por pensar que importa más el destino en sí que el simple hecho de salir de donde estés. Sea porque ya no quieres seguir allí o por querer explorar qué hay ahí fuera.

Y es que a veces olvidamos que sin pasos, no hay camino. Y que con tan sólo uno de ellos, por tímido y corto que sea, puede ser más que suficiente para empezar a andar. Y ser el primero de muchos otros que irán viniendo. Que te lleve dónde sea, pese a las vueltas que puedas dar. Pese a las idas y venidas. Pese a perder trenes, suspiros y algún que otro sueño.

Pero no por ello dejar de arriesgar. Ni de viajar.

Pese a no saber exactamente dónde acabarás. Aunque de normal, por no decir siempre, el destino suele ser lo de menos, y lo importante, todo lo demás. La actitud, la persona. Que no hace falta irse muy lejos, que en ocasiones basta con dar un par de pasos, por nuestra cuenta, a nuestro aire. Que a veces no hay que viajar fuera, sino hacia dentro. Dejando la vuelta abierta. Poniendo todos los sentidos en ello. Que la compañía siempre la tenemos.

Último destino: Shimmy Fest.

Dicen que la música es capaz de transportarte a otros lugares y que bailar te hace olvidar la vida y a su vez te llena de ella. Que es una decisión, de esas que o las tomas o te dejan. Que hay que cogerlas al vuelo, conforme se presentan. Y que, muchas, se cruzan camino por casualidad. De manera informal, improvisada, sin llamar la atención ni despertar sospechas. Una noche cualquiera, en un bar de paso cuyo nombre ni recuerdas. Ideas que te pillan hablando de todo y de nada. Pensando en cualquier otra cosa. Pero que por lo que sea, calan. Despiertan tu curiosidad. Te llaman la atención, te atraen y te atrapan. Y te dejas atrapar en ellas. Benditas ellas.

Decisiones que te llevan a estrenar unos bonitos zapatos, a vestir nuevos colores, a hacer algo que hasta hace poco ni te hubieras imaginado. Que quizá no es tanto para unos, pero sí para otros. Que quizá no es nada del otro mundo, dependiendo con qué lo compares. O con quién. Pero que para ti lo es. Y eso es más que suficiente. Que quizá es algo que querías hacer desde hace ya tiempo, pero que por unas excusas u otras, lo dejabas siempre para otro momento.

Hasta que el momento llega. Y dejas a un lado excusas, miedos y cualquier otro cuento. Y saltas al vacío hasta con los ojos abiertos. Y te lanzas a la pista de baile.

Y es entonces cuando llega lo bueno.

Porque lo bueno llega cuando se apagan las luces y comienza la música. Cuando aplaudes incluso antes de empezar. Cuando te olvidas de lo de antes, de todo lo que quede fuera y lo único que importa es ese momento y ese lugar. Y esas personas. Quienes te dan el doble de lo que tú das. Quienes comparten esa sonrisa que no te puedes quitar de la cara y que habla de felicidad. Quienes comparten ese segundo lenguaje, el baile, y las ganas de pasarlo bien. De dar lo mejor. De reírse de todo y por nada.

Y sientes que elegiste bien, que no pudiste elegir mejor.

Y te sientes como en casa.

Lo bueno es cuando te das cuenta de con qué poco puedes ser feliz. Cuando te alegra haberte dejado atrapar. Por la vida, por la oportunidad, por haberte arriesgado. Por haber apostado por aquella decisión, por aquella idea loca de una noche cualquiera. Y sobre todo, por ti. Porque no sabes bien lo que te espera, sólo que valdrá la pena vivirlo. Que te lo dice tu intuición. Que ya lo vale desde el minuto cero.

Lo bueno llega cuando te olvidas de teoría, de clases y de historias. Cuando te dejas llevar. Cuando te escuchas y sigues tu instinto, tu sentido, tus latidos. Cuando aprendes a darte la mano y a cerrar los ojos para centrarte en lo esencial. En la música, en ti, en seguir tus pasos. Para enseñarte y aprender contigo. Para disfrutar del momento y hacerlo eterno.

Lo bueno llega cuando apuestas. Por ti, por tus ideas locas, por tus pasos de baile. Por esos sueños que se han sumado a la lista hace relativamente poco. De manera improvisada y sobre la marcha. Dándote tanto a cambio de tan poco. Encontrando donde no pensabas encontrar mucho.

Lo bueno llega cuando saltas tus barreras. Esas que te habías puesto a tus anchas. Cuando aprendes que bailar o sentarse a observar, viajar o ver los trenes pasar, divertirse o abandonar, no son más que decisiones que tomas. O que dejas escapar. Que se pueden escribir nuevas historias a diario, en cualquier momento, en cualquier lugar. Redactar nuevas páginas que añadir a tu álbum de recuerdos. De esas que cada vez que miras, te siguen robando una sonrisa. De esas que te enseñan tanto con tan poco. De esas que te dan mucho más de lo esperado.

Lo bueno es cuando aprendes que puede que des pasos en falso, que pierdas el ritmo y que des más de un pisotón en la pista de baile. Pero que sólo así se aprende. Del prueba y error. De soltarse sin miedo a equivocarse, a no acertar, a no dar pie con bola. Y reírte de ti. Qué gran acierto. Saber que sólo arriesgando se gana, y no tenerle miedo.

Lo bueno llega cuando la música se acaba, pero sigue sonando en tu cabeza, en tu cuerpo, y la sonrisa todavía te acompaña. Cuando traes mucho más de lo que llevabas. Más ritmo, más pasión, más amor. Más vida. Y más de ti. Porque has descubierto des una pequeña parte que hasta ahora no conocías.

Lo bueno llega cuando miras más allá. Cuando aprendes que empezando por lo fácil, puedes llegar muy lejos. Que tan sólo es cuestión de probar. De apostar por ti, por tus saltos y por tus sueños. Y que te lleven donde sea que te hayan de llevar.

Paso a paso.

Y sin son de baile, mejor.


Gracias a Albacete Lindy Hop, a Isa y Carlos, por esta idea loca, por un increíble Shimmy Fest y por hacernos sentir en casa.

Gracias a los profes, a los compis de baile, a los músicos, por hacer de cada momento algo único.

Gracias a Manu Moreno por el festival de fotos.

Gracias por todo lo bueno.

 

Patricia.

Publicaciones relacionadas

12 Comentarios

  • Responder
    andy19931996
    6 junio, 2018 a las 11:43 pm

    Increíblemente bello

  • Responder
    chicobonanza
    7 junio, 2018 a las 1:43 am

    “Que se pueden escribir nuevas historias a diario, en cualquier momento, en cualquier lugar.” Muy lindo, gracias por compartir 🙂 !

  • Responder
    Miss Poessía
    7 junio, 2018 a las 11:41 am

    ¡Qué bonito porfavah! Cada vez que paso por aquí sé que voy a encontrar magia en tus palabras, nunca me equivoco. Un placer regresar, como siempre.

    Un abrazo ♥

    • Responder
      Entre suspiros y un café
      10 junio, 2018 a las 7:46 am

      ¡Pero mira que eres bonita! Y cómo me encanta tenerte aquí y leerte.

      Un abrazo, muy feliz semana 🙂

  • Responder
    Arpon Files
    7 junio, 2018 a las 4:34 pm

    “Dicen que todo lo bueno que te puede pasar en la vida, nace de un atrevido salto al vacío. De osar cerrar los ojos para no dejarte impresionar por el abismo que se adivina bajo tus pies. Y de coger impulso, y de arriesgarte a arriesgar. A saltar y ver qué pasa. A intentar llegar bien lejos. Tanto como puedas. Y a creer de hecho que llegarás”

    Insuperable pensamiento!!

    • Responder
      Entre suspiros y un café
      10 junio, 2018 a las 7:47 am

      ¡Muchas gracias! Me encantan vuestros comentarios y ver como cada uno se lleva una pequeña parte para sí mismo.

      Un saludo, muy feliz semana 🙂

  • Responder
    mokattz
    8 junio, 2018 a las 2:52 am

    Todo lo bueno que le puede pasar a uno, es siendo atrevidos, con el atrevimiento se logran los grandes sueños. Tu post es motivador. Un abrazo.

    • Responder
      Entre suspiros y un café
      10 junio, 2018 a las 7:48 am

      ¡Muchas gracias! Me alegra que lo veas así, gracias de nuevo por dedicarme unos minutos de tu tiempo.

      Saludos, feliz semana 🙂

  • Responder
    cindymendez
    9 julio, 2018 a las 2:34 pm

    Me encanto tu post me quedo con la frase “apostar por ti, por tus saltos y por tus sueños. Y que te lleven donde sea que te hayan de llevar” De esta manera inicio mi semana gracias por compartir algo tan motivador.

    • Responder
      Entre suspiros y un café
      9 julio, 2018 a las 8:38 pm

      ¡Gracias a ti, Cindy! Por pasarte, leer y dejarme tan motivador comentario.

      ¡Muy feliz semana!
      Patricia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Traducir »