Entre Suspiros y un Café
Reflexión

Girar de nuevo

Dicen que todo lo que empieza tiene un final, que no hay mal que cien años dure y que el tiempo todo lo cura.

Y que, como todo, esto también pasará.

2020

Que el mundo sigue girando incluso en esos momentos en que sientes que tu vida se ha frenado de golpe. Aunque pienses que has perdido tu rumbo, tu magia, tus porqués. Que vas contra la marea, que no puedes –ni quieres– seguir el ritmo y que lo único que deseas es bajarte en la próxima parada.

Y salir corriendo.

Que hay momentos en los que celebras que queda un día menos, en lugar de agradecer que has vivido un día más. Que acumulas a menudo un largo etcétera de excusas, miedos y trampas en los que te enredas y no pones mucho esmero en salir. Ni en dejarlos atrás. Ni en buscar la solución.

Que hay muchas cosas que no deberías olvidar, aunque olvidas a menudo. Como que hay problemas que no son tan importantes como de primeras piensas, que los errores no son tan determinantes y enseñan más de lo que crees y que muy pocas cosas hay que no tengan remedio. Que la vida cambia en cuestión de segundos y que hay personas que son una tabla salvavidas en las que encontrar refugio a cualquier hora. Y en cualquier naufragio.

Que en un pestañeo puedes perder más que en todo un año. Que vivir cada día como si fuera el último es complicado pero que vivir como si nunca fuera a pasar algo puede ser un error, en según qué casos. Que el azar es traicionero y el karma siempre vuelve.

Que va a ser verdad aquello que dicen de que el arrepentimiento es para siempre y que mejor arrepentirse de lo que te atreviste a hacer, a decir o a confesar, que a quedarte con unas ganas tremendas.

celebracion

Que queda prohibido abandonar tus sueños. Abandonar lo que de verdad te importa. Abandonarte a tu suerte. Dejar que otros decidan por ti, por miedo a equivocarte. Dejar que el tiempo pase, como si fuera eterno. Dejar que lo que queda pendiente coja polvo en algún baúl olvidado y cuya llave hayas perdido adrede.

Que vale más llevarte una negativa por respuesta que quedarte con la eterna duda. Aprender a subrayar entre líneas lo que importa de lo accesorio, lo que vale la pena de lo que nada aporta, lo que te envalentona a seguir de lo que te llena el corazón de dudas. Que lo esencial es invisible, como le dijo el zorro al Principito, y que, a veces, se ha de confiar más en el instinto y aprender a cerrar los ojos.

Serendipia.

Que lo inesperado llega cuando no lo buscas. O cuando buscas cualquier otra cosa. Pero llega, menos mal.

Que, cuando dudes, nunca lo hagas de ti. Piensa que siempre hay algo bueno, aunque a veces cueste verlo. Que tanto tus aciertos como tus meteduras de pata son muestras de que lo has intentado. Que te has de felicitar por cada una de las veces que, pudiendo, no te quedaste de brazos cruzados. Piensa que un poco de algo puede ser mucho. Y marcar la diferencia. Que la magia nunca se va y hay que saber verla.

Y que la felicidad compartida, vale el doble.

Que, a su debido tiempo, las piezas encajan y tu vida vuelve a girar. Que es bueno escuchar a quien te dice que no crezcas nunca para no perder la ilusión, esa que de niños te hacía creer que todo era posible. Esa que sabía valorar las más diminutas cosas. La ilusión que te hacía vivir cada día como una nueva aventura.

Y aprende a ponerte delante. A creer que esto va de ti. La vida. Y no todo lo que te distrae de ella.

Que, lo que cuenta, es no dejar de creer. Incluso a ciegas. Creer en los aplausos de quienes saben bien que entre todos podemos. Quienes somos equipos. Creer en quienes dan más de sí sin pedir nada a cambio. Creer en quienes te hacen la vida un poco más fácil. En quienes se arriesgan por ti.

Creer en que solo aquel que apunta a las estrellas, está más cerca de ellas.

2021

Y ahora que se cierra una puerta y se abre una ventana, ahora que echas la vista atrás y prefieres olvidar tantas cosas, ahora que tienes tantas ganas de mirar hacia delante, recuerda que se puede ser feliz con muy poco. Pero tienes que aprender a soltar mucho.

Quédate con quienes son sonrisa a pesar de la mascarilla. Quienes son abrazo a pesar de la distancia. Quienes son apoyo para los días más tontos. Quienes son tan imprescindibles para ti, como tú para ellos.

Que te haces falta, más de la que piensas. Que si bien del cine aprendiste aquello de que la vida es bella, 2020 te demostró que había más maneras de vivirla a como solías. Y de quererla todavía más de lo que ya lo hacías.

Que demuestres más, hables claro y no te guardes nada.

Y que ames sin tanto miedo.

Que lo que mueve el mundo es más de lo que lo frena.

Y que, hoy mismo, puedes empezar a girar de nuevo.

 

Feliz 2021.

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

No hay comentarios

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: