Entre Suspiros y un Café
Reflexión

A pesar de todo

A pesar de que haya respuestas que no sean como esperabas, que te dejen indiferente o que incluso duelan –por  venir de quien vienen–, no hace daño quien quiere, sino a quien tú se lo consientes. Que puedes hacer oídos sordos o quedarte solo con lo que te interese.

personas

A pesar de que los días tristes se cuelen sin más, haya lluvias que terminen en granizo y sientas que, a menudo, el frío te cala hasta los mismísimos huesos, al invierno le sigue la primavera y el sol se despierta cada mañana de nuevo. Y sigue brillando como el que más.

A pesar de que no todos los días sean días de fiesta, es posible encontrar algo de fiesta en cada uno de tus días, y no solo en los más importantes.

A pesar de que en el camino encuentres y te tropieces con muchas piedras, cada una de una forma, color y dureza, te caigas y te arañes la piel, nada te impide ponerte en pie de nuevo. Que cuantas más piedras recojas, más grande será tu castillo. Que el mayor error es cargarlas en tu mochila y pretender andar con ellas sobre tu espalda. Y hundirte a cada paso.

A pesar de que haya cosas que no salgan nada bien, se tuerzan antes de tiempo o te exploten en la cara a mitad de camino, siempre hay algo que celebrar. Algo bueno entre todo lo malo. Algo que valga la pena entre tanta basura. Algo con lo que quedarte, y después olvidar el resto.

A pesar de los sustos que te griten demasiado alto al oído, del miedo que te ate de pies, manos y mente, y de la alarma que te suene por dentro, hay saltos al vacío que son necesarios. Hay riesgos que hay que correr para ver resultados. Hay catástrofes que no lo son tanto.

A pesar de los disgustos que te pillen por sorpresa, de las discusiones que mal terminan y de las palabras que te hieren el alma, siempre hay algo –o alguien– a lo que aferrarte. Una mirada de las que curan. Un abrazo cuando más lo necesitas. Una reconciliación inesperada. O pasar página de una historia ya acabada.

daño

A pesar del intenso dolor que a veces te oprime, de que haya heridas que parezca que nunca van a cicatrizar y que haya moretones que te recuerden tus peores golpes, el tiempo pone a cada uno en su lugar. Cierra lo que no tiene continuación. Y sana lo que el desamor destroza.

A pesar de que sientas que los problemas se multiplican a tu alrededor, que la luz se apaga y que las preguntas se vuelven demasiado enrevesadas, siempre hay alguna solución esperando que la encuentres. Que abandonar antes de hora y tirar todo por la borda, por puro instinto, nunca suele ser la mejor idea. Y que el plan B muy a menudo se convierte en estrella. Y triunfa donde nadie lo hubiera esperado.

A pesar de que parezca que estás demasiado lejos de tu destino, de que andes en círculos sin llegar a nada y que pases de nuevo por donde ya habías pasado tropecientas veces antes, a cada paso que das, acortas las distancias y estás más cerca de donde quieres estar. Que todo suma, incluso los tropezones y los pasos atrás. Y que hay patadas en el culo que son un auténtico impulso hacia delante.

A pesar de lo que te digan, del miedo que te metan en el cuerpo o que intenten hacerte cambiar siempre de idea, lo mejor es seguir tu intuición. Decidir por ti. Que es mejor equivocarse por uno mismo y celebrar tus propios aciertos. Que nadie mejor que tú te conoces y sabes lo que quieres. Lo que necesitas. Lo que te hace bien. Más bien que mal.

A pesar de los recelos que puedas tener, de que tu confianza en ti esté en números rojos y notes que andes sobre la cuerda floja, es mejor seguir que parar. Preguntar que quedarte con la duda. Internarlo que acumular frustraciones. Que es mucho mejor hacer que decir. Que las cosas no se dicen, se hacen.

alegria

A pesar de las despedidas antes de hora, de las historias que fueron de película y cayeron en el olvido y de que haya quienes no te sepan querer, nada de eso te quita a ti méritos. Nada te hace de menos. Nada te impide abrir nuevas puertas, escribir nuevas historias y dejarte querer por quienes sí te quieren.

A pesar de tus malos días, tus peores momentos y tus salidas de tiesto, hay quienes siguen ahí. Quienes mejoran tus días, empequeñecen tus neuras y lloran contigo cuando hace falta. Quienes te quieren, aunque no te lo digan a diario ni tan a menudo como te gustaría. Quienes te lo demuestran cuando es necesario. Quienes te cuidan cuando bajas la guardia. Quienes están a tu lado, aunque no siempre los veas.

A pesar de la cara, siempre hay una cruz.

A pesar de las más oscuras noches, el sol siempre sale.

A pesar de todo lo malo, siempre es posible darle la vuelta a la tortilla.  

 

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

4 Comentarios

  • Responder
    Miri
    3 enero, 2021 a las 8:45 pm

    Feliz 2021 !! Que “a pesar de Todo” sigamos viviendo, leyéndote y sintiendo que merecemos la alegría….siempre.
    Que bonito escribes 😃

    • Responder
      Patricia Ayuste
      3 enero, 2021 a las 9:07 pm

      ¡Gracias, Miri! Qué suerte tener lectores como tú ❤

      Un abrazo, ¡feliz 2021!

  • Responder
    Anabel
    3 enero, 2021 a las 11:56 pm

    Gracias por tu Luz, Patricia!!
    Feliz VIDA en 2021 🤗

    • Responder
      Patricia Ayuste
      4 enero, 2021 a las 8:22 pm

      ¡Gracias a ti, Anabel!

      Por la magia de tu comentario y por el tiempo que has dedicado en leerme.

      Un abrazo grande, ¡muy feliz 2021!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: