Entre Suspiros y un Café
Personas

Bien por ti

Bien por ti, que eres capaz de andar entre arenas movedizas, llenarte de barro hasta la cintura y soportar la peor de las tormentas, y aun así no perder la esperanza. Que encuentras la manera de subir por las más inclinadas laderas aunque te tiemblen las pestañas. Que sacas el impulso que necesitas para saltar precipicios y la fuerza para no caer en cualquier abismo.

Y por aprender a ver el vaso medio lleno, incluso cuando apenas quedan unas gotas.

riesgo

Bien por ti, que has aprendido a contar hasta diez en tus días tontos. A bajar las pulsaciones, a tomar distancia y subir el brillo de tu sonrisa. A recuperar tu equilibrio cuando la cuerda baila. A sacar tu magia cuando las cosas se ponen feas. A dejar de llorar por lo pudo haber sido. A saber parar a tiempo, reconocer que te has perdido y que ahí no se acaba el mundo.

Y aprender el modo de reorientarte para encontrar tu norte.

Bien por ti, por saber soltar amarras, enderezar velas y buscar el viento más favorable. Por haber aprendido, aunque sea a la fuerza, a abandonar aquello que te sobra. Por haber arriesgado incluso cuando no te salían las cuentas. Por haber sabido cerrar a tiempo etapas que no te llevaban a nada bueno.

Por cada pequeño salto que te ha acercado a donde querías verte.

Bien por ti, que eres capaz de hacer las cosas a tu manera, reescribir renglones torcidos y corregir lo que no te llena. Renovarte y cambiar de versión, siempre a mejor. Vivir sin caparazón, sin filtros ni maquillaje. Saber completar lo que está a medias, hacer que la peor locura valga la pena y que las alegrías superen con creces a tus lágrimas.

Por lograr que cada una de tus páginas se llenen de vida.

Bien por ti, por cada vez que decides no tirar la toalla. Por cada pregunta difícil que respondes. Por cada punto y final que te atreves a poner. Por aprender de tus errores, a vivir con ellos y a evitar que te quemen por dentro. Por saber reconocer cuándo te estás quedando sin aire y abandonar ese lugar cuanto antes. Por no torturarte con cada traspiés, con cada caída, con cada metedura de pata. Por encontrar la salida incluso de los callejones que no la tienen.

Por contar –y celebrar– las veces que te levantas, y no tanto las que te equivocas.

optimismo

Bien por ti, por ser feliz sin tenerlo todo. Pese a que tengas demasiados principios a medias, muchos claroscuros en el horizonte y algún que otro final amargo. Por reconocer el sol hasta en el cielo nublado. Por poner color a los días grises. Por encontrar motivos para sonreír incluso los lunes. Por bailar bajo la tormenta, enfrentarte a lo que te revuelve y andar con los pies en tierra. Y con los sueños por las nubes. Por exprimir esas fracciones de segundo que se vuelven eternas.

Y por saber diferenciar lo accesorio de lo que va en mayúsculas.

Bien por ti, por dejar atrás a ciertas personas y el feo vicio de rogar por todo y por nada. Por no defraudarte con cualquiera y darte cuenta de quien no está a la altura. Por dejar de ponerte en último lugar por quienes no te tienen en su lista. Por quienes no te prestan atención ni tienen intención de salvarte en caso de ahogo. O de incendio. Ni de soplarte las heridas, cambiarte las vendas o darte la mano cuando has tocado fondo.

Por ser tu propio centro y poner distancia de todo lo que te aleja de ti.

Bien por ti, por cada oportunidad cogida al vuelo. Por los cabos atados, por los propósitos que dejaron de estar pendientes y por los descubrimientos que supusieron un antes y un después. Por arreglar lo que todavía puede funcionar. Por tener la capacidad de hacer de una tontería algo especial. Por elegir quedarte con lo bueno y descartar lo demás.

Por creer en ti hasta cuando la suerte te da la espalda.

Bien por ti, por atreverte a ser tú. Por echarle valor, morro y descaro a la vida. Incluso cuando no lo tienes. Por no arrugarte ante los gritos, los improperios y las mentiras. Por no dudar tanto de ti. Por poner risas donde antes había lloros, sacar de dentro lo que llevas y cumplir únicamente tus expectativas.

Por ser capaz de hablar en primera persona y brillar con luz propia.

felicidad

Bien por ti, que sigues apostando por tus sueños, aunque el mundo no te lo ponga siempre fácil. Por no desanimarte cuando das un paso atrás. Por dar lo mejor de ti incluso cuando tu energía está en números rojos. Por haber aprendido a bajar la intensidad de tus miedos, a abrirte puertas a patadas y a mirar a los monstruos a los ojos. Por cuidar lo que quieres y poner en primer lugar aquello que te remueve por dentro.

Por centrarte en todo lo que da sentido a tu vida.

Bien por ti, por cuidar de tus imprescindibles. Por rodearte de quienes más te quieren, de quienes te quieren bien. Por haber tenido a quienes fueron inspiración, luz y faro, y aun hoy lo siguen siendo. Por tener cerca a quienes son apoyo, alegría y motivos. Por tener con quien brindar y con quien llorar. Quienes te ayudan a saltar tus límites, romper tus marcas y ampliar tus miras.

Quienes te hacen sentir que puedes alcanzar el mundo, si te lo propones.

Bien por ti. Por todas las vidas que has cambiado. Y por todas aquellas en las que todavía has de entrar.

Por todas las veces que has estado en el lugar y el momento adecuado, en las que has ayudado a solucionar el mundo y a recuperar la esperanza.

Por todas las veces en que has sabido ser abrigo y refugio.

Por todas las veces de las que hoy hablas con orgullo.

Bien por ti.

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

2 Comentarios

  • Responder
    José María Guijarro
    7 noviembre, 2021 a las 10:45 pm

    Este post me recuerda el estado de mi WhatsApp, “Cada persona que ves está luchando una batalla de la cual no sabes nada. Se amable siempre”.
    Cuántos sufrimientos en silencio!!. Cuántas soledades e incomprensiones en un mundo en que todos aparentamos tenerlo todo, cuando nos falta lo esencial !!

    • Responder
      Patricia Ayuste
      8 noviembre, 2021 a las 9:30 pm

      ¡Cierto! Es lo que trataba de retratar además de la idea de aprender a valorarnos más y no hacernos de menos, que de eso también pecamos y mucho.
      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: