Entre Suspiros y un Café
Amor

La mejor red social

Dice la RAE que la amistad es una relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia.

Pero, en realidad, se trata de mucho más.

Se trata de esas personas junto a quienes se te pasa el tiempo volando y cualquier momento a su lado se te hace demasiado corto. Junto a quienes cualquier plan es bueno, cualquier risa sabe a gloria y hay recuerdos que son verdaderos tesoros para guardar con mimo y que duren toda la vida.

Junto a quienes sientes que el mundo es bastante más amable. Más sencillo y mucho más acogedor.

Se trata de saber en quien puedas confiar, tanto tus grandes alegrías, como tus mayores debacles. A quien le puedes decir lo que quieras sin miedo a que te malinterprete, te diga lo que mejor suene y no lo que realmente debas escuchar. A quien le puedas contar lo que necesitas sacar de dentro para encontrar una palabra de ánimo, una respuesta que no encontrabas por tu cuenta o la esperanza de que, de una o de otra manera, encontrarás la solución.

Quienes sepan escuchar con atención, pero también, sepan cuándo es mejor no decir nada. Y darte el espacio que en ese momento necesitas.

Se trata de esas conversaciones con las que sientes que solucionas el mundo. De tener con quien tomarte un café y olvidarte por completo del reloj, de las prisas y de cualquier otra tontería. Con quien puedas ser tú sin necesidad de filtros. Con quien te sientas tan a gusto que no necesites caretas, ni máscaras, ni barreras tras las que refugiarte para sentirte a salvo. Y sentir que no pudiste tener más suerte el día que esa persona entró en tu vida. Se trata no sólo de quien sigue tus locuras, sino de quien las alimenta. Junto a quien puedas gritar, saltar y hacer el payaso sin sentirte mal por ello. Quien te saca de tus límites y te enseña que tus miedos son más que ridículos. Quien te ayuda a volver cuando no sabes por dónde empezar.

Quien te arregla las alas cuando te las rompes, te dice cuándo el viento es favorable y sonríe cuando emprendes de una vez el vuelo.

Se trata de quienes brindan contigo hasta por las tonterías más insignificantes y saben cómo devolverte la sonrisa cuando tus ánimos están bajo mínimos. A quienes puedes encontrar siempre en primera fila, a una llamada o a un mensaje de distancia y no se pierden ni lo importante, ni lo superfluo. Quienes creen en ti y en tus sueños, aunque no siempre los entiendan. Quienes ríen contigo, comparten tus alegrías y te apoyan en cada cima que decides escalar.

Quienes se desviven por verte bien y se alegran de verdad y no de boquilla cuando la vida te sonríe.

Se trata de contar con quien puedas viajar hasta el mismo fin del mundo y que, al llegar, te pregunte cuál es la próxima parada. Quien viaje a tu mismo ritmo, con tus mismas ganas de conocer fronteras y con la ilusión de vivir la experiencia contigo.

Quien no es sólo la mejor compañía posible, sino quien consigue que cada aventura sea única. Extraordinaria. Y memorable.

Se trata de quienes te ayudan a recoger tus pedazos cuando te rompes. Quienes te dan clínex tras clínex y te ceden su hombro hasta que te canses de llorar. Quienes te acompañan mientras coges fuerzas, mientras te curas tus heridas, mientras te pones en pie una vez más.

Quienes no cuentan las veces que van, pero están ahí cada vez que los necesitas.

Se trata de quienes te hacen sentir paz y en calma, pero también quienes son vitamina, energía y motor de tus propios sueños. Quienes te hacen la vida fácil y te dan soluciones y no quebraderos de cabeza innecesarios. Junto a quienes te sientes a resguardo y en equilibrio.

Juntos a quienes sientes que puedes darlo todo y lo das sin pensar en las vueltas, porque recibes mucho más de lo que das.

Se trata de rodearte de quienes mejor saben hacerte brillar. Quienes, a menudo, creen más en ti de lo que tú lo haces. De quienes te miran con los mejores ojos y consiguen que te veas mejor. Quienes te animan a dar ese paso que tanto miedo te da. Quienes aplauden cada pequeño avance en tu camino. Quienes saltan contigo las olas y se zambullen junto a ti en el agua, aunque no sepan nadar. Con tal de verte bien.

Con tal de estar contigo no sólo en los grandes momentos, sino en aquellos en que sólo se quedan quienes de verdad cuentan.

Se trata de quienes te respetan y te aprecian, en cualquier circunstancia y no sólo de cara a la galería. Quienes son puerto seguro. Quienes te hablan hasta sin palabras y te entienden con una mirada. Quienes no se cansan de sorprenderte, te siguen escuchando cuando otros hace tiempo que desconectaron y valoran como pocos la importancia de tu propia historia.

Quienes te quieren y te lo demuestran.

Se trata de tener cerca a quienes son sinónimo de alegría, de libertad y de buen rollo. Quienes son risas seguras. Quienes empiezan la fiesta, pero se quedan a recoger cuando todo acaba.

Se trata, como dicen por ahí, de que la mejor red social que puedes tener es una mesa rodeada de esas personas a las que más quieres.

Patricia Ayuste.

Publicaciones relacionadas

6 Comentarios

  • Responder
    Aldo
    3 septiembre, 2023 a las 8:57 pm

    Que bonito tener una amistad que te haga sentir todo eso. Es un tesoro que se vuelve cada vez más escaso.

  • Responder
    Andrea
    4 septiembre, 2023 a las 7:13 pm

    Esa otra familia, la que escogemos.
    Me ha gustado mucho 💜

    • Responder
      Patricia Ayuste
      4 septiembre, 2023 a las 7:54 pm

      Muchas gracias, Andrea. Me alegra mucho saber que te ha gustado.

      Un abrazo, Patricia.

  • Responder
    p
    22 septiembre, 2023 a las 4:47 pm

    Tan necesario… ❤

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.