Las 7 diferencias

Desde niños nos enseñaron a buscar las diferencias.

A observar cuidadosamente hasta el último detalle de cualquier imagen, buscando aquello que fuera diferente de otra similar. Parecida, muy parecida, pero con pequeñas disparidades. Y aprendimos a afinar la vista en busca de aquello que sobrara en el dibujo original. O aquello que faltara. Por pequeño o grande que fuera en sí. Desde una pequeña raya solo visible para los ojos más avispados, hasta una enorme manzana que resultaba claramente vistosa y obvia.

Aprendimos a reconocerlas. A ver las diferencias. Todas, o casi todas ellas. A que no se nos escapara ni una. A asegurar que las habíamos encontrado todas, aunque no fuera del todo cierto y nos faltara alguna. Aprendimos a buscarlas, a descubrirlas, a celebrarlas. Porque pensamos que tenía su mérito. Que no todo el mundo lo lograba. Que no todo el mundo las reconocía. Ni tan fácil, ni tan rápido. Que éramos cierta clase de “genios”. Y aprendimos a sentirnos inteligentes, observadores y perspicaces.

Y comenzamos a sentirnos diferentes.

Porque no solo nos enseñaron a buscar la diferencia, sino a cultivar esa desemejanza. A comenzar a diferenciarnos, a crear nuestra imagen más personal y genuina. A sobresalir, a destacar, a hacernos visibles. Para triunfar, nos decían. Para ser alguien en nuestra vida. Lo que no siempre nos enseñaron fue cómo. O no de la mejor manera. O no supimos aprenderlo. O quizá hay quien no quiso escuchar. Sobre cómo crecer, cómo evolucionar, cómo florecer.

Y aprendimos de aquella manera. Cada cual como pudo o quiso.

Que si para ello hacía falta, se copiaba. A alguna otra persona que fuera fácil de seguir, de imitar, de admirar. Alguien que fuera el cabecilla, la figura más representativa de un conjunto, de una idea, de un estilo. Y le seguimos. A pies juntillas. Quizá sin saber muy bien por qué, salvo que molaba. Quizá sin que realmente representara o tuviera esa idea o ese estilo. Pero molaba.

Y así aprendimos a seguir sin preguntar, a actuar sin cuestionar, a dejar de ser tan personales. A andar a oscuras sin buscar luz.  Y nos fundimos en conjuntos, perdiéndonos en ellos. Dejando que se perdieran ideas, sentimientos y futuros posibles. A cambiar de pertenecer a algo, de identificarnos con algo o alguien. O eso decíamos. O eso queríamos sentir.

Aprendimos con mucha facilidad a buscar la unión con los que fueran iguales que nosotros y a competir con los demás. A buscar protección, compañía, fuerza o lo que fuera que cada uno necesitara en unos, y a ser mejores que los otros. O tratar de serlo. O fingir que lo éramos. En lugar de buscar ser mejores que nosotros mismos. En lugar de aprender y crecer. En lugar de buscar abrir los brazos y dejarse sorprender por los regalos que nos pudieran llegar.

Nos habituaron a hablar de “nosotros” y de “vosotros”, y a dejar a “ellos” fuera. A mirarlos raro. A pensar que los que pensaban diferente no eran nuestros amigos. Que no eran nada nuestro. No eran opiniones a tener en cuenta. No eran ojos que creer ni palabras que escuchar. No eran puentes que cruzar, sino muros que levantar. Marcando distancias, como si fueran físicamente reales. Marcando límites. Creando fronteras.

Y empezamos a quererlos lejos.

Y continuamos creando diferencias. Porque aunque nos hablaron de igualdad, dejaron que hubiera clases, dejaron que hubiera grupos, dejaron que hubiera distancias. Y las expandieron. Las fomentaron. Las promovieron. Nos hablaron de creer en los demás, pero añadieron algún que otro pero, cuidado y consejos por si acaso.

Y en algún momento igualdad se confundió con homogeneidad a criterio de unos pocos. Y diferenciarse supuso perder. Perder el norte, perder derechos, perder respeto. Y hubo quien mucho habló, y poco predicó con el ejemplo.

Y en algún momento, los egos tomaron el control, y se comieron todo lo demás. Empezando por las emociones. Siguiendo con la razón. Terminando en abismos. En precipicios. En saltos al vacío.

En saltos que se podrían haber evitado.

Si en lugar de tratar a las personas como objetos, las tratáramos como lo que son. Como nos gustaría ser tratados. Si no se nos olvidara que lo somos, que somos humanos, personas, seres que sienten. Y que las cosas… son cosas. Simples objetos. Y que nada nos pertenece, y que nada nos ata.

Si en lugar de centrarnos en las diferencias buscáramos la unión, el vínculo, la parte común. Que la tenemos. Siempre. Algo que compartir, algo que celebrar, algo que disfrutar. Que no la fingiéramos, ni la basáramos en el interés temporal. Que la construyéramos desde la base para que creciera fuerte. Como crece cualquier árbol. Con un tronco robusto, y con ramas, muchas ramas, cada cual diferente.

Si en lugar de crear problemas buscáramos soluciones. Espacios, tiempos, alternativas. Para todos, no para unos pocos. Encontrar el punto medio y a movernos cerca de él. A fomentar el individuo, el crecimiento, el respeto. A las personas, a que sean diferentes, cada una a su manera. Sin dejar a nadie fuera.

Si dejáramos de buscar diferencias para separar, para destacar a cualquier precio, para señalar.

Y si en lugar de hablar de ellos, habláramos de nosotros.

 

Patricia.

Anuncios

Todo lo que suma

“El presente es la viviente suma total del pasado”. (Thomas Carlyle)

 

Nos enseñaron que las matemáticas, por definición, son una ciencia exacta. La única, de hecho. Que da respuestas, claras, directas, inequívocas. Que aclara dudas y resuelve ecuaciones. Y casos. Y problemas. Que despeja incógnitas y demuestra teorías. Que no sólo las formula. Que comprueba sus fórmulas y que deja fuera juicios, prejuicios y otras opiniones subjetivas.

 

También nos enseñaron que uno más uno no siempre son dos, que puede ser 3, 11 o a saber. Que depende de dónde partimos y qué buscamos. Que depende de las condiciones, de los peros, del planteamiento inicial que hagamos. Que depende del contexto, de la situación, de la mente de cada uno, de su manera de razonar. Pero que las cuentas, al final, siempre cuadran. O deben hacerlo…

Hasta que no cuadran.

Hasta que los resultados no acompañan. Hasta que el problema no se resuelve y la respuesta no es correcta. Porque algo sobra. O porque algo nos falta. Hasta que todo lo que entra no es igual a todo lo que sale. A que no sale todo, o no como se esperaba. A que los resultados ya no suman, sino que restan. O nos dan igual. O no nos dicen nada, y nos dejan indiferentes, y pierden cualquier sentido.

No en vano, hay quien dijo, que nada es absoluto, y que todo es relativo.

Porque a veces, lo que parecía ir bien, resulta que no lo iba tanto. O que ni sabíamos cómo iba. O que ni sabíamos qué era bien y qué no. Porque no le hacíamos mucho caso. O ninguno. Hasta que se tuerce. A mitad, a final o cuando sea. O quizá ya partía encorvado y un poco desorientado desde el principio, pero no lo vimos. Y pasa que lo que iba a llegar, ni llega, ni da señales de que vaya a hacerlo. Se pierde, se vicia o se deja echar a perder.

Pasa que con lo que contabas sí o sí, puede desaparecer de la noche a la mañana. Dejándote sin más, sin explicaciones que valgan ni excusas baratas. O te lo explica de una manera pobre, incomprensible, andándose por las ramas. Sin aclarar nada y complicando todo. Haciéndote perder el tiempo, el norte y las ganas. Minando tu motivación, tu energía y cualquier atisbo de coraje. Enseñándote a restar.

Enseñándote a aprender a sumar.

Que en ocasiones menos es más y más es menos. Y que todo, a su manera, suma. Que a veces, más a menudo de lo que parece, un signo negativo también suma. También aporta. También crece. Quizá por otro lado. Quizá no lo que esperábamos, pero algo trae. Que de todo se aprende, y de todo se sale. Aunque los números no nos salgan. Aunque las cuentas no nos cuadren.

Pero que si haces que todo sume, hay negros que se vuelven grises e imposibles que no lo son tanto. Imposibles que se simplifican, que se vuelven menos complicados. Menos inverosímiles, más probables. Y que se acercan. En el tiempo, en el espacio. Y llegas a tocarlos, a sentirlos, a vivirlos. Y les pierdes el miedo, y se quedan a tu lado.

Y si haces que todo sume y consigues seguir los pasos, se despejan todas las incógnitas, solucionas los problemas. Y obtienes resultados. Y aunque surjan otras dudas y otras cuestiones, cada vez te será más fácil resolverlas. Cada vez te será más fácil encontrar el equilibrio, el punto medio, y las proporciones exactas. Y que en el punto medio, está la virtud. Y en ese mismo punto medio, está la clave del éxito.

Y el éxito de hacer que todo sume… está en tus manos.

Aunque no lo creas.

Al igual que el de conseguir que te salgan las cuentas. Todas. Sin excepciones. Las tuyas y las de los tuyos. Porque si compartes, multiplicas. Porque si das, creces. Porque si crees, creas. Porque tus propios límites, te los creas y los rompes por tu cuenta. Y que si los rompes, puedes tender a infinito.

Y que sean cinco minutos, unos meses o algún que otro año, todo suma. Todo aporta al resultado. Que las pequeñas cosas pueden crear grandes diferencias. Y las crean, de hecho. De las buenas. De las que sacan sonrisas y rellenan el alma. De alegría. De paz. Y de esperanza.

Y que lo urgente a veces no lo es tanto. Y restarlo no está de más. Mientras que cuidar lo importante… es el mayor regalo. Es la mejor de las cuentas. Es un gran resultado. Porque es el recuento de uno mismo. De esas pequeñas cosas, de esas grandes sumas. De momentos, de personas, de tesoros. De límites superados y de caminar en equilibrio.

De decidir por uno mismo y de crear con nuestras propias manos.

De saber que todo suma, en la medida en que se lo permitamos.

 

Patricia.

Lo que está ahí

Que no lo nombre… no quiere decir que no esté ahí. Escondido, tratando de pasar desapercibido. Tratando de protegerse. Y a la vez presente. Con todas sus curvas y todos sus relieves. Con todos sus silencios, alegrías y hasta penas. Con todas sus cicatrices y cada una de sus cadenas. Esas que te retienen y te duelen hasta límites insospechados. O que duelen precisamente por eso, por retenerte.

Que no lo nombre… no significa que no lo vea. O que mi intención sea no verlo. O que no lo quiera ver por ninguna de aquellas. Y mucho menos significa que no lo huela. Que no lo sienta. Que no pueda tocarlo. Porque de hecho, puedo tocarlo con apenas moverme. Porque puedo tocarlo y sentirlo hasta sin quererlo. El problema es cuando no quiero… por el motivo que sea.

Que no lo nombre… no quiere decir que no duela. Que no queme la piel, la garganta, el corazón. Que no tenga latido propio. Que no irrite los ojos, hasta hacerlos llorar. Hasta dejar brotar lágrimas, y no de felicidad. En silencio. En soledad. Porque duele demasiado para mostrarlo. Incluso a uno mismo. Porque hay emociones que sólo se comparten con unos pocos. Y que elegirlos, es complicado. Y que ser elegido, es un privilegio.

Que no lo nombre… no significa que no me acuerde. Ni hoy, ni mañana, ni nunca. Que no piense en ello, que no lo tenga presente. Ni mucho menos, que no lo respete o que no lo comparta. No quiere decir que no me robe algo más que minutos, sino más bien algún que otro desvelo. Porque verbalizar no siempre es fácil. Porque hablar de sentimientos es hablar a otro nivel. Desde otra posición. Desde otra sinceridad. Más profunda. Más trasparente. Y porque no siempre decimos todo lo que pensamos, ni pensamos todas y cada una de las palabras que decimos.

Que no lo nombre… no quiere decir que sea insensible. O pasota. O incluso egoísta. O cualquier otra cosa que puedas pensar. Que sea incapaz de entender y ponerme en la piel de otros. Que sea incapaz de comprender y empatizar. Porque cada uno lo lleva como puede. O como quiere. O como es capaz. Que no todas las procesiones van por dentro y que no todos seguimos las mismas corrientes. Por suerte.

Que no lo nombre… no significa que no me importe. Quizá significa todo lo contrario. Qué ilógico, ¿verdad? Porque a veces optamos por lo fácil, por aparentar indiferencia. Por fingir un desapego que no es real. Porque ser cómodo, es cómodo. Porque saltar abismos es cosa de valientes. Y porque todavía es de más valientes aún el arriesgarse dándolo todo. Dándonos enteros. Corazón incluido. Y no resultar heridos. Y no sentirnos heridos. Y no dejarnos sentir heridos, por nada ni nadie. Incluso por uno mismo.

Que no lo nombre… no quiere decir que no lo que quiera. Que lo evite. Que evite mirarlo a los ojos, y hasta tomar contacto. Que ni lo mire, ni lo aprecie, ni que la haga ascos. Que no lo espere como agua de mayo. Que no lo desee más que nada. Que no me haga la mayor de las ilusiones. Quizá sea culpa del orgullo, que me impide mostrarme realmente. Quizá sea el miedo a perderlo, lo que me hace dudar. Quizá sea que espero ese momento que no veo llegar. Porque quizá simplemente espero a ver qué pasa, mientras veo el tiempo pasar. Sin darme cuenta de lo rápido que pasa.

Que no lo nombre… no significa que esté de acuerdo con ello. O que no lo esté. Que opine blanco o que piense que es completamente negro. Ni que lo disfrute en silencio, ni que crea que es mejor obviarlo. O que lo esté obviando descaradamente y sin remordimientos. Que muchas veces, son más juicios ajenos que realidad. Pero que nos arrastran con ellos río abajo. Sin contarnos lo que dolerá la caída. Ni lo que dolerá despertar.

Que no lo nombre… quizá es todo lo contrario a lo que estoy mostrando. Todo lo contrario a lo que otros estén pensando. Todo lo contrario incluso a lo que pretendo exhibir.

Que no lo nombre… no significa nada, más allá del significado que yo le quiera dar. O que para mí realmente tenga.

Que no lo nombre… es sólo parte de mí y de mi historia.

 

Patricia.

Nos acostumbramos 

Nos acostumbraron a escuchar que podíamos ser los mejores, si queríamos. Y que más que quererlo, debíamos serlo. Que nos esforzáramos siempre en hacerlo mejor, en lo que fuera. En todo. Que lo hiciéramos lo mejor. Mejor que nadie. Mejor que en ocasiones anteriores. Perfecto. Que pusiéramos todo de nuestra parte y que ya veríamos los resultados. Que los habría. Y que habrán valido la pena.

 

Nos acostumbraron a decirnos qué hacer y qué no hacer. A escribirnos guiones que seguir e instrucciones de vida de obligado cumplimiento. A veces muy explícitas, sin dejar margen a la imaginación. Nos aconsejaron con qué llorar y con qué no. Cuándo debíamos sentir y qué sentir en cada caso. En ocultarlo cuando pudiéramos parecer débiles, sensibles, manipulables. Nos decían que fingir no está de más en según qué situaciones.

 

Nos acostumbraron a compararnos, a competir. A que nos comparamos siempre con los que consideraban mejores. Los de abajo, les daban un poco igual. A pensar más en los demás, que en nosotros mismos. A que pensando mal, acertaríamos demasiado a menudo. Y nos animaron a ir a ganar… o a conformarnos con no hacerlo nunca. Como si no hubiera términos medios. Y a asumir las consecuencias… o echarle la culpa al otro.

Nos acostumbraron a temerle al futuro. A esperar que no sea como realmente esperábamos, a que no seamos cómo pretendíamos llegar a ser. Aprendimos a temer no estar preparados para ello. Ni para nada. A tratar de estar preparados para lo que vendrá. Mejorando. Creciendo. Aprendiendo. Viviendo a medio gas en el presente, anticipando lo que sería el futuro.

 

Nos acostumbraron a estar dispuestos a darlo todo, a dejarnos la piel. Nos gustara o no. Eso es algo a lo que no nos acostumbraron, a preguntarnos si queríamos. De verdad o sólo pretendíamos que nos gustara. Aprendimos a guardándonos un as bajo la manga. Aunque no supiéramos muy bien cómo jugarlo siquiera.

Nos acostumbraron a hacer por nosotros, a pensar por nosotros, a complicarnos lo menos posible la vida. O eso decían. A darnos cuantas facilidades pudiesen y dejarnos actuar sin acción. Sin riesgos de sufrir. Sin riesgos de fallar. Y de aprender. Lo que sí aprendimos fue a consultarlo todo, o casi. O más de lo necesario. A dudar mucho, y a esperar de más. A experimentar menos por más miedo. Miedo a errar, miedo al qué dirán, miedo a no saber.

Nos acostumbraron a exigir mucho, y a dar lo justo a cambio. A tirar todo lo que nos sirve, en lugar de intentar arreglarlo primero. A acumular por acumular. A descartar sin motivos. A querer abarcarlo todo y a excluir lo que no nos gusta, sin darnos la oportunidad de conocerlo. A ignorar mucho más de lo que fingimos comprender. A comprender lo que, si lo pensáramos bien, no trataríamos de comprender.

Nos acostumbraron.

Y nos dejamos acostumbrar.

 

Patricia.

Suelta

3, 2, 1,…

Empieza a soltar.

Suelta todo aquello que no viene a tu mente cuando cierras los ojos. Lo que debes forzar para que vuelva a tu memoria. Lo que sueles olvidar una y otra vez, lo que no es tan esencial como a veces te empeñas en que sea. Aquello en lo que no piensas cuando te paras a pensar. En ti. En esto y aquello. En lo que quieres y lo que no. En lo que es para ti la felicidad.

Suelta lo que está pero no está. Lo que por más que te esfuerces, no puedes ver. Lo que nunca está cuando lo necesitas. Lo que no ves en tu vida porque no debe estar. Lo que no sirve. Lo que no utilizas desde hace mucho tiempo, ni esperas volver a hacerlo. Lo que ocupa un espacio muy valioso, demasiado. Pero que no es su lugar.

Suelta lo que ya no te aporta nada, aunque en su día sí lo hiciera. Lo que en su momento fuera muy importante, incluso imprescindible. Lo que hoy ya no es lo mismo, y ha perdido todo sentido, todo valor. Lo que sabes que hoy sobra, por mucho que trates de negarlo, o te cueste reconocer. Aquello que retienes simplemente por apego. Por cariño no correspondido. Por tener.

Suelta apegos, miedos, bloqueos. Todo lo que te paralice, sea del modo que sea. Todo lo que te haga hacer sacrificios innecesarios. Todo lo que te deje suspirando detrás del cristal, sin hacer nada. Suelta todo lo que te ate al muelle, y te deje en tierra viendo zarpar un barco tras otro. Queriendo zarpar. Pero sin atreverte siquiera a intentarlo.

Suelta etiquetas. Las que hayas puesto sin ton ni son. Sin pensar. Sin preguntar segundas opiniones ni si eran adecuadas. Pero suelta también las tuyas. Las que otros te pusieron sin preguntarte. Y que tomaste como propias. Y suelta también las que te autoimpusiste. Las que no hacen justicia a la verdad. Las que te limitan y no se corresponden con la realidad.

Suelta el orgullo, los celos y los prejuicios. Nunca hicieron bien a nadie.

Suelta lo que te robe felicidad. Aunque sean unos segundos. Lo que te hunde con una frecuencia que no debería ser la habitual. Lo que no sólo te hace ir hacia abajo, sino que te arrastra con él. Robándote toda energía, voluntad y fuerza. Todo lo que te robe sonrisas y te arrebate ilusiones.

Suelta lo que te moleste. Lo que te incomode. Aquello de lo que puedes prescindir, si quieres, pero que por x o y, sigue estando ahí. Por dejarlo estar, por dejarlo para mañana, por pereza. Elimina lo innecesario, los por si acasos que nunca usas, lo que guardas por guardar. Lo que guardas para hacer bulto, incluso para aparentar.

Suelta recuerdos, objetos y personas. Di adiós, sin miedo. No en vano dicen que cada persona llega a tu vida por una razón, por una temporada, o para quedarse de por vida. Para mostrarte algo, para que aprendas algo importante. Para ayudarte en algo, para acompañarte durante el trayecto. Y que una vez cumplido el propósito… Cada cual que siga su camino.

Suelta las oportunidades que ya no quieres. O más bien, decídete a no tomarlas. Todas las que no debiste ni siquiera considerar. Porque son de otros. Porque son las que otros te impusieron. O las que otros quisieron soñar. Pero no tú. Suelta también toda oportunidad que te suponga conformarte. Y ve a por todo, y a por más.

Suelta esa parte tuya que ya no es tan tuya. Esa parte de ti que te apasionaba, que defendías, que te mostraba. Tal cual eras. O casi. O como querías ser. O como querías que otros te vieran. Y que desde hace tiempo te chirría. Y ya no encaja. Limpia todo aquello, y sigue con lo que aún es parte de ti.

Quédate con lo que vale.

Y lo demás, suelta.

 

Patricia.