De ilusión también se vive

Una alegre conversación una noche cualquiera, un plato de cacahuetes a punto de acabarse y la luna brillando en lo alto.

Una conversación de última hora. De las buenas. De esas que no entraban en la agenda y se cuelan en el tiempo de descuento. Por unanimidad y por no dejar ni el momento ni las risas a medias o en un punto muerto del que luego sea difícil recuperarla. De esas que empiezan de la manera más tonta y no parecen tener fin.Ni quieres que lo tenga.

Una conversación en presente simple que habla de un futuro bastante cercano. De esbozos de planes pendientes de confeccionar. De compartir. Y de regalar. Confesiones de todos los colores entre risas, cervezas y miradas curiosas por saber más, por alargar la conversación, por dejarse sorprender.

Dicen que las personas, al igual que cualquier situación o cosa, encuentran por sí mismas el modo de aparecer en tu vida. De entrar en ella de una u otra manera, en el momento oportuno, ni antes ni después. Sin necesidad de esconderse detrás de una tremenda campaña de marketing, ni de horóscopos que pronostiquen tus días. Y que cada persona llega, sin ser llamada, buscada o planeada. Sin necesidad de utilizar un calzador, un comodín o una excusa barata.

Destino lo llaman algunos.

Que todo lo que sea forzar o precipitar algo está condenado al fracaso desde el principio. Que de nada sirve perseguir por perseguir, empecinarse o correr como locos sin cabeza. Ni perderla por la última novedad de turno que tanto nos atrae.

Novedades que también saben colarse y ganar terreno a su antojo. Las que llegan dispuestas a poner patas arriba tu mundo, aunque tú no lo sepas ni lo dejen entrever. Y que de hecho, lo ponen. Lo giran, le dan la vuelta, lo agitan y se sientan a ver qué sale de todo aquello.

Novedades que te rebelan cuán aburrida se ha vuelto tu vida en algún aspecto, y tú sin darte cuenta. Cuán monótonos o cómodos nos hemos vuelto, cuántas cosas nos estamos perdiendo y a cuántas estamos renunciando sin ni siquiera planteárnoslo. Que a todos nos pasa en algún momento. Que no es que nada valga, que tampoco es eso. Pero que quizá alguna cosa nos sobra. Y nos hacen falta otras.

Ilusiones.

Que digan lo que digan, a veces se necesita de ellas. Incluso de las más diminutas. Que incluso con ellas se consigue ese impulso, esa chispa, esa emoción que nos lleve a saltar de la silla, a retomar y prolongar conversaciones en tiempo de descanso, a volver a vivir. El empujón que nos falta o la energía que no encontramos en otro lado. Un pequeño brote, que florece con la luz, con el cariño, con el tiempo.

Que sí, que hay quienes dirán, con razón, que no nos llevan a mucho, que sólo nos roban tiempo y nos pintan cara de bobos. Ilusos ellos, porque siempre nos llevan a algo. Que puede que se queden en castillos en el aire, sin dueño ni llaves para entrar en él. Que se derrumbarán al primer soplo de aire que se levante.

Pero que nos quiten lo bailao.

Y sí, hay ilusiones que un buen día se apagan. Que tras mucho o poco tiempo, se quedan sin chispa. Sin nada más que darnos, salvo recuerdos. Que no dan más de sí, que ya no son lo que eran. Que te sueltan la mano y te dejan andando a solas. Sabiendo que llegarás donde quieras llegar. Que está en ti. Que solo era el principio de algo. De poco o mucho, pero de algo.

Y sí, hay ilusiones breves. Demasiado. Tanto que parecen un sueño, de esos de los que despiertas en el mejor momento. Pero que, pese a breves, valen mucho. Ilusiones que cuando se acaban, el tiempo parece volverse más lento o incluso pararse. Como si se abriera una puerta tras la cual sabes que las cosas serán distintas, que el paisaje será otro, que tu mundo habrá cambiado un poco. El que habías construido sobre esas ilusiones, sobre esos castillos en aire y esos planes de futuro. Que ni esperabas que se acabaran, que ni te lo planteabas, o al menos, no tan pronto. Que pensabas que todo seguiría así.

Pero que hay otras que te dan más que te roban. Ilusiones que te dan chispa, vida y otras nuevas ilusiones. Que te abren puertas a un nuevo mundo, a nuevas miradas, a ver con otros ojos. A sentir de otra manera, a conocerte mejor, a disfrutar más. A soltarte la melena, los pies, las ganas. De tener más, de dar más, de llegar a lo máximo. Dentro de tus posibilidades. Y de expandirlas todo lo que puedas.

Las mejores, las ilusiones que aparecen de la nada. Las que te sorprenden y les coges cariño poco a poco, entre noches tontas y risas de lo más escandalosas. De las que te hacen arreglarte, por dentro y por fuera. Mirar con ilusión, con optimismo, con deseo. De que salga bien, de que te lleve a  algo mejor, de que nunca se acabe. De que vaya a más.

Aunque a veces, vayan a menos.

Aunque a veces, se apaguen antes de tiempo.

Que lo que importa es vivirlas. Darles la oportunidad de ser, de llenarnos, de llevarnos. De no tenerles miedo ni pereza. De confiar en ellas y jugárnosla. Por ellas, por nosotros, por esos momentos. Los que se esfuman como por arte de magia si los perdemos de vista. Si los damos por sentado. Si dejamos de cuidarlos.

Que importa la chispa. Esa que nos ilumina, que nos acelera el pulso, que nos hace perder la cabeza. La que nos hace olvidar rutinas, aburrimiento, y “lo de siempre”. La que hace que cada día parezca incluso mejor que el anterior.

Que importa cumplirlas, o al menos intentarlo. Las ilusiones que no te gustan, te encantan, te hacen tremendamente feliz con sólo pensarlas. Imagina las que se cumplen.

Que importan las ilusiones que sacan sonrisas y borran lágrimas, que acentúan tu mejor humor y sacan tu mejor versión.

Que importa disfrutarlas.

Y que de ilusiones también se vive, si estás dispuesto a apostar por ellas.

Patricia.

Anuncios

Lo bonico

Bonicas las palabras. Las que remueven el alma y dan color a las mejillas más pálidas. Las que levantan el ánimo, provocan sonrisas y alegran los días. Las palabras espontáneas que surgen de la nada y que lo valen todo. Las que cuestan tanto decir y dicen mucho con muy poco. Las que vienen de quienes más quieres y de quienes menos esperas. Las escritas entre emojis y abreviaturas, las que se pierden con el viento. Las que se susurran al oído, las que se dicen mirándose a los ojos.

Bonicas las risas. Las sinceras, las verdaderas, las espontáneas. Por su sonido, su melodía, su capacidad de romper silencios y borrar tensiones. Por su naturalidad. Las risas que se contagian, las que atraen sin maldad y provocan otras sonrisas. Las que relajan los hombros, la vida, los días. Las que quitan hierro y añaden sabor. Dulzura. Esencia.

Bonicos los suspiros. Los que te pillan de sorpresa y por la cosa más simple. Y hasta insignificante. Los que te pillan sin cámara o móvil que te haga perdértelo. Maldita costumbre la nuestra de querer grabarlo todo, en lugar de vivirlo en directo. Suspiros que te abren los ojos, la mente, el alma. Los que te dejan flotando y con la felicidad en los labios. Los que nos hacen más humanos.

Bonicas las sorpresas. Las que llegan una tarde cualquiera, las que rompen el aburrimiento, las que tiran abajo cualquier rutina. Las que te despeinan y alborotan el flequillo. Las que llegan para revolucionar tu mundo. Para cambiarlo, para quedarse. Para hacer borrones, cuentas nuevas, puntos y aparte.

Bonicas las personas. Las de ayer y las de mañana, pero sobre todo las de hoy. Quienes hoy te dan la mano y bailan a tu lado. Les guste o no la música. Se sepan o se inventen cada uno de los pasos. Quienes saltan en los mismos charcos y andan sin paraguas bajo los que resguardarse de la lluvia. Personas que tienen su propia luz y no dejan que nada ni nadie la apague. Personas que brillan y, lo más importante, que te hacen brillar a ti también. Que tú por tu cuenta, ya lo haces, pero ya se sabe aquello de que “en compañía se llega más lejos”.

Bonicos los regalos. Los de una fecha señalada y los improvisados. Los regalazos que cualquiera admira y los pequeños detalles que pasan desapercibidos para muchos, para la mayoría. Los que no vienen ni siquiera envueltos en coloridos papeles, ni con un cuidadoso lazo rojo. Los regalos porque sí. Porque apetece. Porque se sienten. Más allá de quedar bien o porque nos lo chive el calendario. Los regalos más personales. Los que se dan sin esperar  vuelta. Los que emocionan incluso más al que los da.

Bonico el tiempo. Cuando nos da la razón y hasta cuando nos la quita. Sabio él. Por enseñarnos tanto, por enseñarnos siempre. Por enseñarnos a valorar realmente las cosas, lo que importa, y cada respiración. Por acompañarnos. Por hacernos cambiar de ideas, de planes, y hasta de sueños. Por ponerles fecha. Por darnos espacio para hacer, correr y volar. Por regalarnos oportunidades, hasta donde sólo vemos vacíos y finales.

Bonicas las caricias. En la espalda, en el pelo, en la mejilla. Las caricias con el mayor cuidado. Y respeto. Y deseo. Las que hablan tanto, que parecen llevar subtítulos. Las que hablan sin palabras.

Bonicos los sueños. Los que un día se materializan y se dejan rozar. Y tocar. Y sentir. Los propios y los ajenos. Los breves y los que llevan su tiempo. Los que parecían inverosímiles hasta que se hicieron. Los que pasaron desapercibidos, hasta convertirse en los más grandes. Los sueños que todavía nos quedan por cumplir. Los que cumplieron tus expectativas y los que las superaron. Incluso los que no, por el simple hecho de vivirlos.

Bonico tú. Por leer, por quedarte, por ser parte. Por estar ahí.

Bonica esa persona. La que alegra tu mundo. Cualquiera que lo haga un lugar mejor. Más bello. Más acogedor. Los que te acompañan, los que creen en ti. Los que algo te enseñan, aunque no se lo pongas fácil. Los que están, siempre que los llamas. Y aunque no lo hagas. Los que te enseñan a levantarte, cada vez que te caes, a contar, cada vez que pierdes la cuenta. Los que te hacen ser tú, y no dejar de serlo.

Bonica la vida, cada día que te sonríe y se deja acariciar.

 

Patricia.

 

Fugacidad

Una estrella. Un deseo. Un segundo.

Para pedir, para desear, para soñar. A lo grande, ¿por qué no? O a más diminuta escala, que a veces es un pequeño gran acierto. Con los ojos cerrados, bien cerrados. Para concentrarte en lo importante. En ti. En el momento. En disfrutarlo. En que no se pierda. En que no se te escape por ningún otro lado. Para impedir que nada ni nadie tome prestado el protagonismo que no le corresponde. Y se cuele. Y te robe la magia. Y rompa el hechizo. Y se lleve la atención. O que se lleve tu deseo.

Una luz que brilla. Que resplandece con luz propia y que atrae todas las miradas. Todas las que estén mirando. Todas las que estén dispuestas a no perdérsela. Que estén ojo avizor, preparadas, a la expectativa. Una luz que ilumina el firmamento. Que lo cruza antes de apagarse. Antes de brillar por última vez. Antes de desaparecer tras un segundo de gloria. Efímero, escueto, brevísimo. Pero suyo por completo.

Y fugaz.

Como fugaz es el tiempo a medida que pasa. A medida que crecemos y nos hacemos mayores. A medida que se nos acaba. Porque en su definición no cabe el concepto de ilimitado. Porque es el que es, único en cada minuto, en cada milésima de segundo, en cada ocasión. Porque es el que nos regala intentos, tantos como tengamos intención de aprovecharlos. Ensayos, para ir, venir, acertar y fallar. Estrepitosamente. O no. Eso es cuestión de cada uno. Y algo que nos facilita también es aprender de ello. Y desaprender lo que nos haga falta. Y que por muchos regalos que nos haga, ninguno es igual. Aunque lo parezca.

Fugaz porque el tiempo no acata órdenes ni espera por nada. Ni por nadie. Va a su aire. Libre y ligero. Regalando oportunidades, a la vez que recoge las que no tomamos. Las que dejamos en stand-by, a la espera, en barbecho. Haciendo grandes planes. De cabeza, de pensamiento. Que no de realidad. Hablando mucho y haciendo poco. O más bien nada. Dejando para un luego que nunca se presenta. Para un más adelante que siempre se retrasa. Retrasando el hoy, mañana y el futuro.

Y dejando atrás.

Como dejamos atrás historias, momentos, personas. Capítulos increíbles, de los que terminan con grandes finales. De esos en que todo sale bien, más que bien. De los que nos cuesta despegarnos y dejarlos ir. O incluso aquellos que preferiríamos olvidar pero que otros acaban tornando en buenos. Soplos de alegrías, de grande dicha, y hasta de emoción desbordada. Momentos en los que se te encoge el corazón, el alma y cualquier pena, y el sol resplandece de una manera especial.

Como dejamos atrás lo que acaba. Por sí mismo o según nosotros. Lo que un día cumple su papel y deja de tener un lugar. O encuentra uno mejor. O se lo encontramos. Lo que pierde el sentido, la razón, cualquier motivo para quedarse. Para estar. Para ocupar nuestro tiempo. El limitado. El que no espera.

El que es fugaz como la vida misma.

Una vida en la que dicen que los días son largos, pero que los años son bien cortos. Demasiado. Que podemos tener la sensación de que los días pasan lentos, a un ritmo excesivamente tranquilo… pero ay los años. Los años vuelan solos.  Al igual que el tiempo. Las oportunidades. Y esos momentos que quedan atrás. Al igual que las personas, que un día están y al siguiente puede que no. Sea cual sea el motivo.

Motivo por el cual se vuelve tan importante elegir bien con quién pasamos los días y a qué dedicamos nuestros años… y con quién volamos.

Porque si fugaz es el tiempo… la vida no se queda atrás.

 

Patricia.

 

Lo que te guardas

¿Dónde van las palabras que no se dicen?

Las que se escriben en lápiz y se llenan de tachones. De borrones. De anotaciones en los márgenes, apurando los espacios y rellenando cualquier hueco que quede. Para complementar otras ideas o para aclarar lo que no se entiende. Para recordar algo que no queremos que se escape o para evitar repetir estupideces. Para dar sentido a lo que de otra manera no lo tiene. Palabras que se pierden en una hoja mal doblada y arrugada, que cuando lanzas a la papelera, siempre cae fuera.

Las que se susurran lo más bajo posible y de la manera más discreta, para evitar que otros lo escuchen. Para impedir que cualquier intruso las intercepte. Queriendo o sin querer. Para sabotear que cualquier desconocido las entienda, las haga suyas, les de la vuelta. Para sí o en nuestra contra. Para proteger nuestras palabras, nuestras ideas, nuestros pensamientos.

Incluso de nosotros.

Palabras que guardamos bajo llave, en una bonita caja con un candado decorado. Temiendo que sean descubiertas, malinterpretadas, infravaloradas. Temiendo que se las lleve el viento si abrimos la tapa por descuido. Para cuidarlas con mucho tacto, para regarlas con mucho mimo, para evitar que se marchiten con la falta luz, de sol y de aire fresco. Para darles tiempo, espacio y posibilidades. De tener su momento, de crecer y brotar espontáneamente, de preservar su personalidad y significación.

Las que pensamos que no dicen nada o que cuentan demasiado. De ellas, de nosotros, de cualquiera o cualquier cosa. Las que pueden frenar grandes planes y mandarlos al traste. O las que dan el pistoletazo de salida y marchan viento en popa a toda vela. Las que dan pistas, señales o descubren todas las cartas. Sobre la mesa. Sobre quien sea. Las que esperan ocasiones, juegan con el factor sorpresa y ganan el final round.

Palabras que no sabemos si queremos que se conozcan, que se digan, que se repitan. Si están preparadas para ello o necesitan madurar un tiempo. Ni si queremos que salgan de nosotros mismos. Revelarlas, darlas a conocer, soltarlas de nuestra mano. Arriesgar a que pierdan protagonismo, que se diluya su fuerza, que mengüe su perspectiva de futuro. Las que queremos abrigar y defender, sin saber muy bien de qué. O de quién.

Dicen que guardamos de más.

Y que ocupamos demasiado espacio. Que deberíamos aprender a soltar. Lo que ya no tiene valor, sentido o utilidad. Los por si acaso, los “un día”, los “es que”. Lo caduco. Lo que guardamos que nos ate. Al pasado, a lo que dejamos atrás, a lo que ya no somos. A viejos recuerdos, a antiguos sueños que ya no lo son. Y que no volverán. Y que deberíamos aprender a reconocerlo. Lo que sobra, de entre todo lo que guardamos.

Y que lo que guardamos nos condiciona. Nos define. Nos describe. Habla de nosotros y de nuestros temores. De nuestras esperanzas, cumplidas y no. De nuestros porqués, causas y causalidades. De nuestros destinos y pasos en falso. Y no tan falsos. De lo que acertamos, a la primera o a la vigésima vez. Por méritos propios o por la casualidad más pura.

Que lo que guardamos se seca. Se marchita. Se llega a echar a perder. Y olvida toda su frescura, su completa naturalidad, sus más vivos y brillantes colores. Que se pudre, y no sólo por fuera. Que una buena apariencia no siempre significa que por dentro no haya grietas. Vacío. Silencios. Y que no siempre lo tapa bien. Y que lo que se guarda con mucho ahínco, es fácil perderlo de vista y que caiga en el olvido. En el silencio.

Y que no florezca.

Y que por el camino podemos perder mucho tiempo, espacio y oportunidades. Mientras llenamos ese baúl de recuerdos, ese  rincón de nuestra memoria, esa parte de nuestro interior. Ocupando un valioso lugar.

Pero que si guardamos menos y elegimos mejor, podemos hacer hueco. Para lo nuevo, para lo bello, para lo más bonito. Para nuevos amaneceres, nuevas palabras y mejores recuerdos.

Para guardar nuevas promesas, nuevos anhelos, y nuevas historias por escribir. Por dar vida. Por protagonizar.

Que lo que guardas, es sólo tuyo.

Eres tú.

 

Patricia.

¿Qué te falta?

¿Qué te falta cuando crees que algo falla? Cuando algo no te cuadra. Te chirría. Te estorba. Te sobra. Cuando sientes que algo se te escapa, que algo falta, que todo no lo es todo.

¿Qué te falta por las mañanas? Cuando se forma ese primer pensamiento. Esa primera idea. Esa primera sensación. Para arrancar o no querer hacerlo. Para empezar, despertar y lo que venga después. Para hacer que tu día prometa sonrisas, cafés en la mejor de las compañías o citas que te tengan pendiente del reloj, deseando que lleguen. Deseando parar el tiempo, cuando por fin llegan.

O quizá lo que te falte sea lo que te impide comenzar como quisieras, desde donde quisieras, a tu manera. Y lo que único que esperas es que acabe el día… antes de haberlo comenzado siquiera.

¿Qué te falta… cuando no sabes ni por dónde comenzar? Cuando no ves ni el comienzo ni el fin. Cuando el camino se ve borroso, oscuro,… o ni se ve. Cuando los días se acaban sin dar soluciones. Cuando las noches brillan más para otros, y de ti se esconde. Cuando los colores se funden, se difuminan, y parecen ser todos los mismos. El mismo tono. La misma mezcla. El mismo dibujo. Lo mismo de siempre.

¿Qué te falta cuando no hay nadie a tu lado? En el ascensor, en casa, en la calle. Cuando voluntariamente, o no, te quedas a solas. Contigo. En tu única compañía. Cuando nada ni nadie molesta, cuando nada ni nadie apremia, exige o despista. Cuando nadie ayuda, anima o te contagia de su optimismo. Cuando eres sólo tú, y hasta tienes cierto poder. El de hacer lo que quieras. El de decidir, actuar, ser tú mismo.

Aunque teniéndolo siempre, no siempre lo veas.

¿Qué te falta cuando estás en tu mejor momento? Cuando todo son celebraciones, alegrías cargadas de ilusión y esperanzas que se cumplen. Cuando todo va a más, y no ves lo de menos. Cuando ni lo buscas. Cuando todo pinta bien, más que bien, y encima sale todavía mejor. Cuando ves la cima, tu gran meta, cada vez más cerca, cada vez más fácil. Cada vez más accesible. Y ves que llegas. Y ves que te acercas.

¿Qué te falta cuando lo tienes todo? O crees tenerlo. Porque, ¿lo tienes? ¿O tienes todo… salvo lo importante? Salvo lo que sueñas. Salvo lo que “un día”. ¿Lo que quieres o lo que debes? ¿Son tus sueños o son algo que has hecho tuyo… sin saber muy bien de dónde viene? Sin saber muy bien de dónde surgió la idea, de dónde vino todo. Hacia dónde va. Hacia dónde te lleva. Y qué te espera. ¿Vale la pena?

¿Qué te falta cuando ya casi has llegado? Cuando sientes que puedes tocarlo, cuando sientes que es tuyo, cuando lo ves delante de ti. Esperándote. Pero en la lejanía. Sin acercarse lo suficiente o si acaso alejándose si acaso lo mínimo. Lo mínimo para ver que está ahí, que sigue ahí,… pero que se te resiste. Que se deja querer, pero se hace de rogar. Cuando ves que ya lo tienes, que ya casi estás, que ya casi acaba.

¿Qué te falta cuando el argumento que te contaron de la película no se corresponde con lo que ves? Cuando la trama cambia, se vuelve enrevesada, incomprensible, demasiado compleja. Cuando las preguntas no obtienen respuestas. Cuando los diálogos carecen de sentido y las personas no se miran a los ojos. Ni entre ellos. Ni a los suyos propios. Cuando ni eres protagonista, ni tienes miras de serlo. Cuando es una historia en la que no quieres ni verte involucrado. Cuando prefieres olvidar, dejar el guion a un lado, cambiar de sala, de historia y hasta de cine. Y no mirar atrás.

¿Qué te falta, cuando te pierdes? Cuando no sabes a dónde mirar, qué zapatos llevar, a qué brújula seguir. Porque cada una, te indica un camino. Porque cada uno tiene su norte, su sur, sus cinco sentidos. Porque hay huellas que se borran, y otras que se confunden. Que se bifurcan. O que dan la vuelta. O que te llevan a callejones sin salida.

¿Qué te falta… cuando no sabes qué te falta?

 

Patricia.